Arrendamientos 2019: la suba de precios «recalentó» un mercado que venía ajustado

Los números de la nueva campaña se mostraban ajustados con los precios proyectados. Ahora, la mejora para los granos lleva "oxigeno" a los planteos.

La última suba de precios generó un mayor dinamismo en las negociaciones en el mercado de arrendamientos, un rubro clave dentro de los costos de la nueva campaña.

La renovación de contratos comenzó entre los meses de abril y marzo y ganó ritmo en mayo. «Las negociaciones empezaron empujadas por la gran superficie de fina a sembrar, por lo que las definiciones se adelantaron respecto años anteriores», comentó Teo Zorraquín, de la consultora Zorraquin + Meneses (Z+M)

Desde la consultora Z+M destacaron que en términos generales hasta hace unos 15 días los valores que se negociaban eran similares a los de la campaña anterior, habiéndose cerrado muchos contratos. Ahora, «hace unos días, al empezar un sendero alcista en el precio de los granos, el mercado de las negociaciones se ‘recalentó’ un poco porque algunos campos lejanos a los puertos se empezaron a poner más competitivos«, agregó Teo.

«El mercado está muy firme, se paga uno o dos quintales más que el año pasado, tanto para ganadería como para el negocio agrícola«, destacó Javier Christensen, presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR).

«Los mejores campos agrícolas ya se arrendaron entre los meses de febrero,marzo y abril«, agregó Christensen y comentó que hay buen movimiento para los campos ganaderos. Para los negocios agrícolas desde CAIR informaron que los valores llegan a los 18 qq/ha, mientras que en el resto de las zonas productivas el promedio es de 12 qq/ha.

Desde AZ Group coinciden en que los contratos para la nueva campaña se negociaron hasta un quintal por encima del ciclo anterior, aunque hay una limitante: «Nos estamos encontrando con márgenes ajustados para el ciclo agrícola 2019/20», fueron las palabras de Diego Curat, licenciado en Gestión de Agroempresas y socio fundador de Az Group. Ahora, «la mejora que vemos en el mercado externo mejoraró un negocio que estaba fino. Esperamos que los precios sigan acompañando para mejorar la perspectiva de la campaña 2019/20«.

«La rentabilidad futura tiene un riesgo alto con estos valores de granos y el marco politico de indefinición hacia adelante«, agregó Curat. «La distancia a puerto con un dòlar estable como este y la inflación interna en los niveles actuales genera que los servicios de siembra, pulverización y los fletes generen una presión importante sobre los costos», explicó.

El especialista de Az Group considera que se suma el hecho de que no hay grandes intereses por sumarse a la actividad, un factor que incide sobre las negociaciones.

Desde la Márgenes Agropecuarios también destacaron que en un contexto de precios relativamente bajos, la buena noticia es que por factores climáticos que complican la siembra de maíz y soja en Estados Unidos, las cotizaciones de los granos en Chicago aumentaron un escalón. Paralelamente también aumentaron en la plaza local, tanto en posiciones cercanas como a cosecha 2020.

«Ante proyecciones que eran más que ajustadas y que llevaban a la imperiosa necesidad de lograr rindes muy altos, la mejora en los precios a cosecha (mejora chica, pero mejora al fin) le da algo más de oxígeno a las perspectivas agrícolas», destacaron desde Márgenes.

En este sentido, el mercado de arrendamientos en la mayoría de las zonas se estuvo moviendoal ritmo de factores alcistas (dados por los buenos rindes del ciclo 2018/19) y de factores bajistas (los menores precios proyectados a cosecha 2020). «Han prevalecido los factores alcistas, dado la demanda firme de arrendatarios dispuestos a mantener o incluso aumentar la escala de siembra», explicaron desde la revista especializada en costos y márgenes de actividades agropecuarias.

«El aumento de los precios en las últimas semanas, dadas las noticias poco alentadoras de evolución de siembras en Estados Unidos, llevaron a confirmar los aumentos en los valores de arriendo, pese a que los precios proyectados a cosecha 2020 siguen estando varios escalones por debajo de los vigentes un año atrás«, agregaron.

Ver también: Costo del arrendamiento 2019

Teo Zorraquín comentó que «los buenos rindes son un estímulo sin duda, pero los contratos se firman con una mirada más hacia futuro y los precios esperados son menores a los que se esperaba en la misma época del 2018, pero como se dijo esta reciente suba estimula a concretar negocios con más rápidez«.

Desde Z+M explicaron que los valores de los contratos varían el valor según zona y tipo de ambiente: «La demanda está active de ambas partes, los arrendatarios y los dueños de la tierra«.

Desde CAIR también destacaron que la mejora en los contratos negociados tiene que ver con los buenos rendimientos de la campaña que pasó: «No quieren perder el negocio y se espera que se repitan las condiciones climáticas de esta campaña».

«La demanda está muy estable aunque hay algunas excepciones, como el cultivo de maní, en donde vemos un mercado más tranquilo».

Fuente: news.agrofy

Se el primero en comentar

Deja una respuesta