Creció al 24,1% la participación de los productores en el precio de los alimentos

La brecha entre las dos puntas de la cadena comercial mostró la mejor performance en 12 meses. El clima y la baja de la inflación, las claves.

Durante el mes de junio pasado la participación promedio de los productores agropecuarios en el precio final de los alimentos se ubicó en un 24,1%, según indicó el último índice IPOD que elaboró la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La brecha de precios, que mide los 25 principales alimentos que se sirven en la mesa familiar, estableció que los valores se multiplicaron en promedio unas 5,1 veces entre las dos puntas de la cadena comercial (productores y consumidores).

El mes pasado, según el informe de CAME, la participación de los productores fue la mejor de los últimos 12 meses. «En junio no hubo factores atípicos que hayan afectado los precios», dijo a LPO Eduardo Rodríguez, presidente de Economías Regionales de la entidad.

«El buen clima en la mayoría de las zonas productoras ayudó a aumentar la rentabilidad de los sectores primarios, salvo el sudeste de la provincia de Buenos Aires donde se registró exceso de lluvias afectando especialmente a los paperos», agregó Rodríguez.

Así las cosas, el limón fue el producto que mayor brecha de precios registró en junio: el productor cobró apenas $ 3,20, mientras que los consumidores pagaron $ 35,90 por kilo, con una diferencia del 1.031% entre las dos puntas de la cadena comercial.

El caso de la naranja también fue significativo dado que la participación del productor en el precio final fue de solo un 10,2%. El valor en góndola se ubicó en promedio en $ 39,30, al tiempo que el primer eslabón de la cadena recibió $ 4 por kilo.

En la pera, por ejemplo, el precio en origen en junio fue de $ 6,10, mientras que en las cadenas de supermercados y verdulerías se encontró a un valor medio de $ 49,90 por kilo, con una diferencia del 715% o de 8,15 veces.

Los productores de arroz, por su parte, cobraron el mes pasado $ 8,33, mientras que los consumidores lo pagaron unos $ 51,48 por kilo (+530%). La cebolla, en tanto, costó $ 29,80 y al productor se le pagó $ 10,40 por kilo (+186%).

Uno de los casos más paradigmáticos por la importancia en la canasta básica es la leche. En junio los tamberos cobraron $ 14,43, al tiempo que los consumidores pagaron un promedio unos $ 62,47 por litro (la brecha fue del 333%).

El estudio midió también los distintos tipos de carne. En el pollo el productor recibió $ 33,50 y los supermercados lo vendieron a $ 79,90 por kilo. El kilo de novillito, en tanto, costó para los consumidores $ 275 y los productores cobraron $ 63,90.

En el cerdo, la diferencia entre el valor en origen y el precio en góndola fue de 390% en junio dado que se vendió al público general a $ 245, mientras que los chancheros cobraron $ 50,10 por kilo.

Del otro lado, según la CAME, los productos con menores brechas de precios el mes pasado fueron la acelga y el huevo. En la verdura la participación del productor fue del 30,8% y en el huevo ascendió al 51%. 

Fuente: lapoliticaonline

Se el primero en comentar

Deja una respuesta