En qué consiste el proyecto del campo para eliminar las retenciones sin desequilibrio fiscal

EN VIVO:De Frente al Campo

Tras la marcha “del #23A”, los productores Dieter Von Pannwitz y Esteban Hernández se refirieron a la iniciativa que establece una eliminación total de los derechos de exportación. Sería compensada con la quita de subsidios a la industria electrónica de Tierra del Fuego y los mayores ingresos que generaría el agro a partir de la medida.

En el marco del “tractorazo” y la movilización realizada el sábado en la Plaza de Mayo, los productores agropecuarios entregaron, al Gobierno nacional, un proyecto de ley de retenciones cero, que incluye no solo a los granos, sino también a las exportaciones de los diferentes sectores de la economía.

Si bien, al principio, en la Casa Rosada no había nadie disponible para recibir la iniciativa, finalmente una secretaria de protocolo aceptó el pedido a último momento y este lunes les informarían un número de expediente para su seguimiento administrativo. La propuesta también fue presentada antes representantes de la oposición.

Así lo explicó, en diálogo con TN, el productor agropecuario Dieter Von Pannwitz, quien fue uno de los organizadores de la movilización y es autor de la iniciativa junto a otros ruralistas. Además, es socio de la Sociedad Rural Argentina (SRA) de Rosario.

En qué consiste el proyecto del campo para eliminar las retenciones sin desequilibrio fiscal

Los productores aseguran que esa medida “no tendría costo fiscal para el Estado”, ya que la misma iniciativa explica cómo se compensaría la pérdida de ingresos por los derechos de exportación (DEX).

Para la elaboración de esta propuesta, los ruralistas recibieron el apoyo técnico, entre otros, del productor agropecuario y contador público Esteban Hernández, de la Fundación Apertura de Rosario, la cual se especializa desde hace 30 años en el análisis de diferentes partidas presupuestariasMientras que la parte jurídica estuvo a cargo de un equipo de abogados encabezado por Esteban Malfatto, quien además es dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA) de Bragado, filial que es presidida por su padre Walter.

Cómo se compensaría la quita de retenciones

Hernández resumió a TN cómo se equilibrarían las cuentas públicas. Por empezar, explicó que, según el estudio que hizo en base al Presupuesto 2021, el aporte en retenciones, de todas las exportaciones, se estipuló en un billón de pesos durante ese año. Es decir, un millón de millones. El 95% de ese monto fue aportado por el agro.

Al quitar totalmente las retenciones, señaló Hernández, ese billón quedaría neto al sector exportador, por lo que debería pagar un 35% de Impuesto a las Ganancias sobre el mencionado monto. “Al ser ese tributo coparticipable con las provincias, $200 mil millones quedarían para el Tesoro Nacional y $150 mil millones para las provincias, que así recibirían más fondos. O sea, solo con eso, el Estado nacional ya recupera $200 mil millones”, señaló.

Por otra parte, con la quita de las alícuotas, indicó que el campo aportaría US$ 10 mil millones extras, por año, a la balanza comercial. “Eso implica que crecería un 10% el sector agroindustrial, que representa un 25% del PBI nacional, lo que se traduciría en un crecimiento de la economía de entre un 3% y 4%, y entre un 1% y 1,5% de la recaudación total, lo que son más de $400 mil millones. Hay tecnología y recursos humanos para lograrlo. De hecho, la agroindustria tiene una capacidad ociosa de entre un 30% y 40%”.

En qué consiste el proyecto del campo para eliminar las retenciones sin desequilibrio fiscal

A eso, se le suma la generación de unos 300.000 empleos extras por el crecimiento de la agroindustria. “Esos puestos laborales, aportarían otros $50 mil millones de ahorro o incremento de recaudaciónporque habría más contribuciones patronales al Estado”.

La otra gran compensación se haría con la quita de los subsidios a la industria electrónica de Tierra del Fuego, donde se ensamblan diferentes equipamientos como televisores, celulares y acondicionadores de aires. “Con esa medida, el Estado se ahorraría $250 mil millones”, aseveró.

Al respecto, Hernández acotó: “Las 6 empresas que ahora están funcionando en Tierra del Fuego, se quedan con el impuesto a las Ganancias y el IVA. A su vez, los productos ensamblados tienen una protección arancelaria que va del 30% al 40%. Es decir, que los consumidores pagan ese porcentaje de más respecto a lo que ese mismo artefacto cuesta en otros países”.

Sobre eso, también se explayó Von Pannwitz, integrante del Grupo Independencia, que nuclea a productores, asociaciones rurales y organizaciones como Campo + Ciudad. “Con la quita de subsidios que van para las empresas armadoras y el aumento de la actividad económica que generaría en el interior del país, las cuentas ya quedarían equilibradas en el primer año. Mientras que, los US$ 10 mil millones extras al PBI que aportaría el agro, se volcarían principalmente a los comercios y otras actividades del interior. Esto se daría por la mayor inversión en tecnología y en fertilizantes, junto a la ampliación de la frontera agrícola en lugares que hoy no tienen rentabilidad. Los mayores ingresos los pagaríamos con el Impuesto a las Ganancias, que es lo más genuino”.

“Dadas las condiciones actuales, el proyecto establece la baja de retenciones a cero de una sola vez. De esa manera, también seríamos consecuentes con la ley, porque desde el pasado 31 de diciembre lasretenciones son ilegalesal no haber sido aprobado el Presupuesto Nacional (que prorrogaba las facultades del Ejecutivo para fijarlas)”, acotó el productor autoconvocado, que se dedica a la agricultura y la ganadería en unas 330 hectáreas de un establecimiento familiar en la provincia de Santa Fe, entre las localidades de Carcarañá y Correa..

“Aunque obviamente este proyecto sería el primer paso para una reestructuración más grande que debería hacerse del Estado, y que este Gobierno obviamente no la va a hacer por una cuestión ideológica. También debería corregirse el desdoblamiento cambiario, que afecta más fuertemente a las economías regionales”, analizó Von Pannwitz.

Sobre eso, acotó: “Todo lo que proponemos, está fundamentado y explicado largamente con planillas de cálculo, no son palabras en el aire. Fuimos a la Casa Rosada con propuesta, no solo con protesta. Pero no lo quieren hacer, porque es mucho más fácil tener una caja cautiva con impuestos que no son coparticipables y donde se manejan los fondos a discreción”.

La quita de subsidios no generaría pérdidas de puestos de trabajo ni desfinanciaría a Tierra del Fuego

Consultado sobre si podrían generarse pérdida de empleos por la quita de subsidios a las empresas ensambladoras de Tierra del Fuego, Von Pannwitz afirmó: “No se quedarían sin trabajo, porque se generarían muchos otros puestos laborales en el interior del país. Además, tampoco es seguro que se pierdan todos esos empleos por la quita de esos subsidios”.

Sobre el desarraigo que podría generarse y que afectaría a esas personas, el productor comentó: “El sábado, en Buenos Aires, mucha gente nos agarraba de las manos y lloraba de angustia. Eran personas que fueron pequeños productores y debieron irse de sus tierras al conurbano bonaerense, porque se quedaron sin nada. El desarraigo hoy es mucho mayor al que podría generarse con este proyecto. Nosotros no queremos que alguien nos subsidie, simplemente pedimos que nos dejen producir”.

En qué consiste el proyecto del campo para eliminar las retenciones sin desequilibrio fiscal

Por su parte, Hernández detalló: “Según los datos que analizamos, son 6800 empleos los de Tierra del FuegoSe les podría dar un subsidio de $100 mil por mes a cada trabajador durante 3 años, y eso sería menos del 5% de lo que el Estado pierde por los subsidios a esas compañías. A su vez, la provincia recibiría más plata por la coparticipación en Ganancias, cuya recaudación aumentaría por la quita de retenciones. Entonces, tampoco tendría un agujero fiscal. Además, en esos 3 años, podría hacerse un desarrollo sustentable de la provincia, que no esté basado en un costo tributario tan brutal y un precio tan alto para los ciudadanos de los productos que se producen allá”.

Por último, Von Pannwitz aclaró que no están en contra de la industria nacional. “Tenemos que terminar con ese mito de que es campo o industria. Debemos volver, obviamente adaptado al siglo XXI, a los que fueron los grandes momentos de esta nación. Entre la segunda mitad del siglo XIX hasta un poco antes de 1930, este era un país agropecuario e industrializado. Ambas actividades iban de la mano y eso hizo que fuéramos una de las primeras potencias del mundo. Obviamente, la industria tiene que ser eficiente, producir sin prebendas y con sana competencia. Tenemos todas las condiciones, tecnología y mano de obra especializada, para ser una potencia número uno del mundo en no tantos años”, concluyó.

FUENTE: TN AGRO -Por Juan Erreca

José María García Casarrota

Producto periodistico multimedial con exclusividad AGROPECUARIA. RADIO-TELEVISIÓN-GRÁFICA-ORGANIZACIÓN de EVENTOS-REDES SOCIALES-

José María García Casarrota tiene 1444 publicaciones y sigue aumentando. See all posts by José María García Casarrota