Por la ganadería, la alfalfa pasa de ‘cenicienta’ a un negocio floreciente

El perfil ganadero que está tomando la provincia de San Juan -que cobrará mayor impulso con la puesta en marcha de la nueva planta de faena- generó una oportunidad de negocio en el cultivo de pasturas para dar de comer a los animales que está en franca expansión.

Dentro de este rubro, la alfalfa ha pasado de ser la cenicienta -que sólo se usaba para rotar cultivos de tomates, ajos y cebollas, y terminaba arada sin más uso-, a convertirse en la ‘niña bonita’ en los campos sanjuaninos. Tanto en el gobierno como en el sector privado admiten que cada vez son más las hectáreas que se cultivan con la finalidad de alimentar a los caballos y al ganado bovino, caprino y porcino que se multiplica en ‘feed lots’ sanjuaninos.

El productor Manuel Urrutia cuenta que los fardos y rollos logrados en San Juan también se venden en la pampa húmeda, aprovechando la excelente calidad con que el sol hace nacer en estas tierras la alfalfa, y la amplia disponibilidad del producto durante el año por tener aquí riego a manto (por medio de canales) que evita tener que esperar las lluvias para su cultivo.

Se estima que hay casi 400 hectáreas cultivadas que se duplicarán el próximo año, ya hay por primera vez una cooperativa que reúne a los principales productores, y al menos media docena que se han tecnificado adquiriendo maquinarias que logran enormes rollos de alfalfa. Una muestra del interés que despierta este negocio se vió hace dos fines de semana cuando unos 300 productores se reunieron en el campo del INTA de Pocito para una capacitación en conjunto con el Gobierno.

‘’Esto ha sido un crecimiento sorpresivo, cada productor de alfalfa andaba por su propio medio, ahora nos estamos reuniendo. Antes era un cultivo secundario, para rotar y refrescar suelos de hortalizas; hoy se está transformando en el principal debido a que cada vez son más los que apuestan a criar ganado en feed lot y necesitan este alimento en los primeros años del animal. Y lo bueno es que también hay mercado afuera de la provincia, en Córdoba y La Pampa’’, explica el productor.

Urrutia preside la flamante cooperativa Alfalfas Andinas que reúne a unos 36 productores de Iglesia, Jáchal, Calingasta, Albardón, Ullum, Pocito, Rawson (Médano de Oro), Angaco y San Martín. Tienen 380 hectáreas que esperan duplicar para el 2020.

Juan Manuel Manrique es uno de ellos. Tomatero y ajero, reconoce que incorporó la alfalfa no como actividad económica sino como modo de rotación de cultivos porque la tierra se ‘cansa’ de producir siempre lo mismo y necesita recuperar nutrientes. Pero ahora le vio la veta: ‘Hace un par de años tenía 8 a 10 hectáreas de pasturas y en este momento tengo 35 hectáreas’’, dice el productor. Su experiencia con el negocio fue tan buena que en agosto del año pasado se animó y compró maquinaria especial para enrollar.

Algunos de los productores también prestan servicios como se dice en la jerga a la actividad de un tercero que corta, enfarda o enrolla la alfalfa, y rastrilla el suelo. La tarea se cobra con el producto: 50% queda para el que presta el servicio y 50% para el dueño de la alfalfa.

‘’Lo mismo tenía que cultivar algo por la rotación de cultivos, y la alfalfa es un buen cultivo porque dura 4 años, se cega todos los meses de septiembre a abril; y al año siguiente vuelve a rebrotar’’, explica. Por su lado, Urrutia asegura que con la venta de fardos a $120 cada uno, o de rollos, a entre $4 a $6 por kilo, se compensa el gasto y logran ganancias.

Una virtud
La alfalfa, entre las virtudes que tiene una es la de fijar nitrógeno al suelo y la de tener raíces tan poderosas que horadan el suelo. Al ararse, en rotación de cultivos, deja el suelo permeable apto para la acumulación de humedad, listo para el sembrado posterior. 

Presentación y costos
La alfalfa se vende en fardos o en rollos. Los fardos tienen entre 20 y 25 kilos de pasto, se usan para alimentar caballos, ovejas y cabras y salen unos $120. Los rollos pueden ser de 350 a 500 kilos, a un precio de entre $4 a $6 el kilo y se destinan a feed lots.

Siembra y resultado
La siembra se realiza de marzo a abril de cada año y se obtiene el primer corte de alfalfa en septiembre. Luego siguen más cortes cada 20 o 30 días hasta lograr 9 cortes en total. De una hectárea de alfalfa salen 130 a 170 fardos con cada corte.

Perfil ganadero
El gobernador Uñac está impulsando la política de desarrollo ganadero como proyecto de diversificación económica en la provincia. Por ello ha destinado más de $110 millones a la construcción de una moderna planta de faena y frigorífico que será entregada en concesión a un privado el próximo 10 de mayo. Además puso en vigencia tres programas financieros que contemplan aportes no reintegrables, créditos a tasa cero o blandas para la compra de animales o la infraestructura ganadera. Se estima que en San Juan hay unas 37 mil cabezas bovinas registradas, 70 mil caprinas, 9 mil ovinos y 15 mil porcinos. Hay una docena de firmas dedicadas al engorde a corral de bovinos (feed lot) y 3 criaderos de cerdos de gran escala.

Además, en la convocatoria para colonos del Polo productivo 25 de Mayo, la mayor demanda de 700 ha es para forrajeras, y 400 ha para ganadería.

Fuente: Diario de Cuyo

Fuente: todoalfalfa

Se el primero en comentar

Deja una respuesta