Para Confederaciones Rurales Argentinas las pérdidas por la sequía alcanzan a us$ 4.350 millones

EN VIVO:De Frente al Campo

Si bien la sequía en la Argentina hizo que el precio de la soja aumentara en el mercado de Chicago, desde CRA explicaron que el impacto fue principalmente en los subproductos de harina de soja y aceite, de los cuales Argentina es el principal productor mundial.

La situación actual de los cultivos es crítica y las pérdidas económicas se ubicarán en torno a los U$S 4.350 millones debido a la sequía que afecta a la región pampeana, estimaron desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

«El panorama actual sigue complicado porque el pronóstico de lluvia se viene corriendo día a día», dijo a Télam Matías Lestani, del departamento de Economía de CRA, y agregó que «la caída de agua no podría menguar el impacto», calculado en $87.000 millones.

«Si la sequía se complicaba un poco más iba a igualar casi a las retenciones de exportaciones de soja de un año», comparó Lestani.

Si bien la sequía en la Argentina hizo que el precio de la soja aumentara en el mercado de Chicago, desde CRA explicaron que el impacto fue principalmente en los subproductos de harina de soja y aceite, de los cuales Argentina es el principal productor mundial.

«Este parámetro de precios no va a compensar nada, va a ser una aspirineta para un enfermo terminal», sostuvo Lestaniel, y anticipó que incluso con la mejora en los precios «muchos productores no van a levantar nada, porque el gasto de gasoil, los precios, el combustible, los fletes, toda la composición impositiva, deja muy poco margen para cubrir».

La crisis agropecuaria se debe no sólo a la sequía sino a las altas temperaturas, ya que campañas con periodos prolongados de estrés térmico e hídrico favorecen la propagación de plagas, como el trips del poroto, insecto que afecta a la soja y provoca una disminución en su rendimiento.

«Es un insecto que está presente a lo largo de todo el ciclo de cultivo, desde el estado vegetativo a floración», explicó a Télam Evangelina Perotti, investigadora del INTA Oliveros -Santa Fe, acerca de una plaga que reduce 50% la tasa de fotosíntesis de la hoja y perjudica el llenado del grano de soja.

Ante esta situación, entidades de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe solicitaron que se declare la emergencia agropecuaria.

«Muchas de esas zonas vienen de estar inundadas» -argumentó Matías Lestani- «pasaron de estar con 30 centímetros de agua en invierno a pasar una sequía».

Por lo tanto, desde CRA afirmaron que el estado de emergencia «sería una gran ayuda para poder encarar la próxima campaña».

Fuente: El Telam