Efectos del pisoteo y pastoreo animal sobre suelos en Siembra Directa

En vistas de lo que será el 4to Simposio de Ganadería en Siembra Directa- los días 9 y 10 de mayo, en el Hotel Potrero de los Funes, en San Luis, le adelantamos un resumen de la disertación que presentará Miguel Taboada durante el evento.

AgroBoletin - Banner 900x250

Publicado por Canal 3 - La Pampa en Viernes, 7 de agosto de 2020
Vacas Holstein

De las 95 millones de hectáreas que se manejan con Siembra Directa (SD) en el mundo, unas 18 millones corresponden a nuestro país (www.aapresid.org.ar). La Argentina , junto con Brasil, reúne así a una parte principal de la producción en SD que se realiza en el mundo, mostrando un claro rol de liderazgo en la producción agrícola. Este liderazgo es mucho más marcado cuando se trata de producción ganadera en SD, dado que en la región sólo Uruguay posee sistemas combinados con agricultura y ganadería extensiva en SD.

La ganadería argentina tiene características únicas. Está basada fundamentalmente en el pastoreo directo por la hacienda de pastizales, pasturas, verdeos y rastrojos de cultivos. Esto la diferencia de la ganadería existente en otros países, donde los animales tienen una alimentación más bien basada en granos y otros suplementos. Una de las principales novedades acaecidas en la última década fue la irrupción de los sistemas ganaderos manejados en siembra directa (SD), no ya sólo por el aprovechamiento de rastrojos, sino también de pasturas implantadas con este sistema.

En los sistemas sujetos a pastoreo directo existen diversos tipos de interacciones entre los animales, las plantas y el suelo, tal como aparece graficado en la siguiente figura.

En conclusión, el pastoreo por hacienda afecta a los suelos a través de dos efectos paralelos: la defoliación y eventual decobertura superficial, y, por otro lado, el tránsito y pisoteo.

¿Qué rol puede jugar la Siembra Directa en los efectos del pastoreo directo?

Desde el punto de vista de la capacidad portante, o “piso”, es conocido que los suelos manejados con SD continua suelen tener niveles más altos de resistencia a la penetración que suelos similares laboreados. Este aspecto positivo, que en suelos agrícolas suele ser valorado a través de una mejor oportunidad de acceso a los lotes para sembrar o para cosechar, también puede significar una mejor oportunidad de pastoreo, aún en situaciones de elevada humedad. Al no ser removido, el suelo permanece con un mejor empaquetamiento, lo cual se traduce en mayor capacidad portante.

Los efectos físicos causados por la defoliación tienen que ver fundamentalmente con los cambios en los flujos ascendentes de agua. La aparición de mayores espacios con suelo desnudo, asociado con cambios en la estructura aérea de las pasturas, favorece mayores temperaturas en el suelo superficial y el aumento de las tasas de evaporación desde suelo desnudo.

Al dejar cubierto el suelo por vegetación, la SD actúa impidiendo las pérdidas de agua por evaporación, y de este modo, también los ascensos de sales. Estas mejoras serán más esperables en situaciones de cultivos anuales y verdeos, los cuales son descubiertos periódicamente si son manejados con labranzas.
Cabe decir que los efectos causados por el tránsito y el pisoteo al suelo son físico-mecánicos, y dependen principalmente de la humedad cuando el suelo es pastoreado. Los suelos secos poseen máxima capacidad portante, y así tienen menos probabilidad de sufrir daños por pisoteo. Por su parte, los suelos húmedos son susceptibles a sufrir daños por compactación superficial, dando lugar a aumentos de densidad aparente y resistencia, y disminuciones de macroporosidad e infiltración.

Por lo demás, el pastoreo de suelos con elevada humedad produce profundas huellas y fluencia plástica de suelo. El tránsito repetido en estas condiciones da lugar al daño por “poaching” y amasado, el cual puede afectar negativamente la productividad de las pasturas.

La duración de los daños estructurales es variable y depende de lo que se conoce como resiliencia de los suelos. Estos daños suelen ser de corta duración en suelos donde los ciclos de humedecimiento-secado promueven la recuperación de la porosidad dañada por el pisoteo.

Muchas de estas conclusiones son, en realidad, inferencias surgidas a partir de la experiencia ganada años atrás en suelos ganaderos pastoreados, y más recientemente, en suelos agrícolas manejados con SD.

Miguel A. Taboada

 

Suarez Puente SRL – Campos y estancias

Consignataria Blanes SRL - Banner 900x250
Agropecuaria Argentina SRL - Banner 900x100
Miracuya - Banner 900x250
Cabaña Don Jacobo - Banner 900x250
Cabaña El Paisano - Banner 900x250

Sitio DFC contenido principal 900×100