Invernada y cría: en pie sobre una meseta

Los precios de la invernada no logran dar el salto. A pesar de ubicarnos en los meses de escasez estacional, la disminución de la oferta no alcanza para despertar a los valores. Los márgenes de los corrales vuelven a estar negativos, con costos de alimentación y estructura atados al dólar, e ingresos absolutamente pesificados. 

Asimismo, por fuera de los feedlots el presente no es el mejor. La seca que afecta las principales zonas ganaderas, y la reducción de oferta forrajera, también genera su impacto sobre el precio de los terneros y vientres.

Fuente: revistachacra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *