La genómica obtiene altas calificaciones en dos frentes

En solo 10 años, la genómica hizo un gran aporte y se adoptó rápidamente, con más de 3 millones de animales testeados en América del Norte. Con esta herramienta, el progreso genético adquirió mayor velocidad y los toros padres son mucho más jóvenes

Gente de La Pampa

Han pasado 10 años desde que se introdujeron las pruebas genómicas en el sector lechero. Esta valiosa herramienta ha brindado a los criadores de todo el mundo la oportunidad de una mejora genética mucho más rápida en sus rebaños lecheros. Para evaluar completamente el impacto de la genómica, Michael Lohuis, vicepresidente de investigación e innovación de Semex, se refirió al tema en la Conferencia Nacional de Genética de 2019 celebrada junto con la Convención Nacional de Holstein en Appleton, Wisconsin, en junio de este año.

Ganaderos de General Acha

Al hacer su evaluación, Lohuis se basó en 19 años de experiencia con Monsanto y cuatro años como profesor en la Universidad de Guelph. A fin de dar inicio al debate, Lohuis presentó un reporte general evaluando parte por parte cómo ha funcionado la herramienta genómica hasta la fecha. Lohuis comenzó con el tema de «Evaluación genómica».
Cuando observamos las tasas de uso de los toros genómicos, los criadores han votado con sus bolsillos. Si bien la cantidad de crías nacidas de toros probados ha disminuido últimamente, aún juegan un papel importante. Sin embargo, la mayoría del semen vendido hoy es de toros genómicos jóvenes. En 2017, los toros genómicos jóvenes representaron al 69 por ciento de las crías nacidas ese año.

La mayor confiabilidad como resultado de la evaluación genómica en comparación con la evaluación tradicional de cálculo de índices por pedigree se observa principalmente en terneros y terneras provenientes de toros probados (73 por ciento de confiabilidad versus 40 por ciento), terneros y terneras hijos de padres genómicos (67 por ciento de confiabilidad versus 36 por ciento) o de madres sin parir (69 por ciento de confiabilidad versus 34 por ciento).

Laboratorio Santa Rosa

Estos valores también se muestran en la Figura 1.

Cuando se trata de toros con sus primeras hijas paridas y con prueba oficial, en ese caso la información genómica pierde importancia, ya que los datos de la prueba de progenie de las hijas en ordeñe son la base de la información de su prueba. Las pruebas genómicas también han sido valiosas para mejorar la confiabilidad de los toros y las vacas extranjeras a medida que continúan ingresando información a la base de datos, independientemente del país en el que residen. Esto se debe a que las razas lecheras modernas comparten germoplasma a nivel mundial a través de las ventas internacionales de semen.

Gente de La Pampa

Existe aún una brecha de confiabilidad entre toros probados y toros genómicos jóvenes, a pesar de sus pruebas genómicas. Los toros probados todavía tienen más confiabilidad y tienen un mercado que paga por su semen, pero si quieres estar a la vanguardia del progreso genético, entonces, el uso de toros genómicos es el camino a seguir.

«Si observamos cómo se comparan los toros genómicos, cuando se enfoca a los mejores toros del Índice de rendimiento total (TPI) desde 2016 y su cambio en TPI hasta 2019, en promedio, cayeron 150 puntos, algunos más, otros menos», dijo Lohuis.

“Cuando estudias genética y genómica en la Universidad, una de las preguntas que surgirá es: Si tomas un padre superior y lo usas en una población, ¿esperarás que suba o baje más?’ La respuesta, en teoría, es que deberían subir tan a menudo como bajan, así que claramente, tenemos algún margen de error”, dijo Lohuis, quien cree que aun debemos hacer un mejor trabajo corrigiendo el deslizamiento encontrado en las predicciones genómicas.

«Siempre y cuando nos concentremos en el uso de toros de un mismo alto rango y si somos conscientes que hay margen de error, realmente no hay demasiado riesgo de equivocarnos», teorizó Lohuis. «Las razones por las que los datos cambian con el tiempo es que usted está agregando constantemente información sobre diferentes combinaciones de SNP (Single Nucleotide Polymorphism o polimorfismo de nucleótido único), donde se puede dar que no estén bien evaluados al principio, pero que, al agregar más información, se empiezan a corregir los errores de esos SNP mal evaluados, tanto para abajo como para arriba».

Además de eso, Lohuis elogia a la industria por su tarea de preseleccionar toros. «La industria de la inseminación artificial hace un buen trabajo eliminando a los toros jóvenes que no tienen el potencial de llegar a la cima. Pero es ahí donde el margen de error entra en juego ya que con nuestros sistemas de evaluación genómica hace que esos toros bajos no se preseleccionen «, dijo Lohuis. “Y también por causa de ese sesgo de preselección, comenzamos a tener inestabilidad en las pruebas de los mejores animales. Por eso debemos avanzar hacia la implementación de la metodología de evaluación de un solo paso (Single Step) que esperamos mejore y hasta elimine algunos de los sesgos actuales.
«Cuando eres criador o un vendedor de genética, comercializas tu genética en base a los números y el ranking «, dijo el genetista. “Pero cuando observamos los mismos 400 toros y comparamos su clasificación de TPI desde abril de 2016 frente a abril de 2019, vemos que hay muchas variaciones en el ranking original. Su correlación de 0.36 es menor de lo esperado”, continuó diciendo. “Esto significa que, en ese grupo de animales, hubo una re-clasificación importante. Gran parte de esto se debe a cambios en la fórmula del TPI a lo largo del tiempo, ya que la correlación es mucho mejor para los rasgos individuales. Sin embargo, la realidad nos dice que la re-clasificación en la parte más alta de la población ocurre más de lo que debería.

«La razón detrás de esto es que la heredabilidad en la parte superior de la población no va a ser la misma que la población principal», dijo el canadiense. «Hemos reducido la cantidad de variación genética, por lo que este re-ranking, especialmente si comercializas semen, donantes o embriones, es un poco preocupante», dijo. «Dicho esto, ¿podemos hacer algo para crear una metodología que evalúe mejor la parte superior de la población y mejore la precisión de las predicciones genómicas?».

La calificación final en una escala de 1 a 10 de Lohuis para la evaluación genética fue un 8 (A-). «La aplicación de la teoría genómica sucedió relativamente rápido, con una adopción muy rápida por parte del mercado de la nueva tecnología», dijo. «Hay, quizás, demasiada re-clasificación de los mejores animales», agregó en explicación para no asignar una calificación aún más alta.

Los padres son mucho más jóvenes
«Mejora genética» fue el siguiente punto a evaluar en la “boleta de calificación” del Dr Lohuis. El gran cambio en esta categoría ha sido el intervalo de generación, ya que la edad promedio de los padres ha disminuido significativamente. «Incluso en 2010, la edad promedio de las madres de toros rondaba los 4 años de edad, y ahora las madres de los toros actuales tienen poco más de 2 años», dijo Lohuis. «Un cambio aún más drástico ha sido la edad de los padres de toros, que pasaron de 7,5 años en 2010 a poco más de 2 años en 2018.

«La ganancia genética es quizás la estadística más impresionante, con una ganancia neta de mérito neto (NM $) promedio adicional calculada en 50 dólares por vaca por año con genómica», dijo Lohuis. «La ganancia adicional para la población en su conjunto supera los 4.5 mil millones  de dólares en 10 años, con una relación real de retorno de la inversión de 45: 1», continuó. «Ninguna otra especie ha reportado ese tipo de retorno, y los criadores han triplicado su tasa de respuesta con un gran retorno de su inversión», dijo, volviendo a la realidad.

«Al observar otros rasgos importantes que eran de baja heredabilidad, incluida la fertilidad, la salud de las ubres y la longevidad, sabíamos que todo esto era muy importante, pero no podíamos presionarlos demasiado porque la heredabilidad era muy baja», dijo. de la era pregenómica. «La ventaja de la genómica es que, si hay una población de referencia lo suficientemente grande, e invertimos en eso mediante la recopilación de fenotipos, en realidad podemos mejorar la confiabilidad», dijo. «Básicamente triplicamos la tasa de respuesta para estos rasgos de baja heredabilidad y, como resultado, ahora estamos viendo tendencias positivas en nuestra población».

Lohuis premió la mejora genética con un 10 ( A plus). . . El grado más alto en las seis categorías. «Hemos duplicado o triplicado nuestro progreso genético, con el progreso más significativo en los rasgos de baja heredabilidad. Nuestra mejora también ha proporcionado un gran retorno de la inversión para los productores «, dijo.

Por Ashley Yager – Publicado en la revista Hoard´s Dairyman (EE.UU.).TodoAgro agradece a Horacio Larrrea por ayudarnos a hacer más precisa la traducción de este artículo.La foto fue extraida del portal www.semex.com

Fuente: todoagro

Vicar Ganadera
Nestor Hugo Fuentes
Osvaldo Botta
Aimar Campos

Be the first to comment

Leave a Reply