Leche fresca por dos meses sin pasteurización, el método australiano que revoluciona al sector

Una compañía patentó un procedimiento que mantiene al alimento sin aditivos ni conservantes. Además, no se necesita cocer. "Es una tecnología larga vida", aseguran.

Australia presentó un método único e inédito para conservar la leche fresca por sesenta días. El hallazgo le pertenece a Naturo, una compañía de tecnología de alimentos con sede en Queensland que patentó un procedimiento que mantiene al alimento sin aditivos, conservantes ni pasteurización.

“Ofrecemos una técnica de tratamiento mucho más delicada y minimal, que no depende del calor, como la pasteurización, que es un proceso bastante agresivo, o como la homogeneización”, explicó Jeff Hasting, director Ejecutivo de la firma en declaraciones a la radio ABC.

Hasting remarcó que, además, no se necesita cocer la leche para que se mantenga saludable, lo que convierte a este proceso en el más revolucionario e innovador de la industria lechera mundial desde 1864, cuando se creó la pasteurización.

“La nuestra es una tecnología de larga vida, pero produce leche fresca, con el sabor de la leche fresca“, destacó.

Con este hallazgo, Naturo prevé exportar el producto a China, Japón, Malasia e Indonesia. Asimismo, proyecta desarrollar productos lácteos y quesos. Para eso, busca inversiones para instalar una planta piloto que tenga capacidad para producir 10 millones de litro de leche por año.

EN ARGENTINA

La noticia se conoce en un momento en el que se registran ventas de leche cruda en los tambos de nuestro país, debido a la caída del stock en las góndolas y la suba de precios.

De todas maneras, el Ministerio de Salud prohibió la práctica en las provincias de Buenos Aires y Mendoza, y la ANMAT recordó que “durante la producción primaria, la leche puede contaminarse con microorganismos procedentes de los animales o del medio ambiente y, por ello, puede contener bacterias patógenas como SalmonellaEscherichia coli 0157:H7, ListeriaCampylobacterMycobacterium tuberculosis y Brucella abortus, entre otros contaminantes biológicos”.

Fuente: infocampo

Se el primero en comentar

Deja una respuesta