Un nuevo y extraño patrón climático y El Niño cada vez más intenso

El Niño se ha vuelto más intenso en la era industrial, lo que puede empeorar las tormentas, la sequía y el blanqueamiento de corales en los años de actividad de este fenómeno climático.

Un nuevo estudio ha encontrado evidencia convincente en el Océano Pacífico de que los ‘El Niño’ más fuertes son parte de un patrón climático que es nuevo y extraño.    

Es la primera vez que se conoce la suficiente evidencia física que abarca milenios para permitir a los investigadores decir definitivamente que: El Niño, La Niña y el fenómeno climático que los impulsa se han vuelto más extremos en los tiempos del cambio climático inducido por los humanos.

“Lo que estamos viendo en los últimos 50 años está fuera de cualquier variabilidad natural. Salta de la línea de base. En realidad, incluso vemos esto durante todo el período de la era industrial”, dijo Kim Cobb, investigadora principal del estudio y profesora en Escuela de Ciencias de la Tierra y Atmosféricas del Instituto Tecnológico de Georgia. “Hubo tres eventos extremadamente fuertes de El Niño-La Niña en el período de 50 años, pero no fueron solo estos eventos. Todo el patrón se mantuvo”.

La primera autora del estudio, Pam Grothe, comparó los depósitos químicos dependientes de la temperatura de los corales actuales con los de los registros de corales más antiguos que representan las temperaturas relevantes de la superficie del mar de los últimos 7.000 años.

Con la ayuda de colaboradores de Georgia Tech e instituciones de investigación asociadas, Grothe identificó patrones en la Oscilación del Sur de El Niño (ENSO en inglés), cambios de calentamiento y enfriamiento de las aguas del Pacífico ecuatorial que, cada pocos años, estimulan a El Niño y La Niña respectivamente.

El descubrimiento

El equipo descubrió que los cambios de ENSO de la era industrial eran un 25% más fuertes que en los registros preindustriales. Los investigadores publicaron sus resultados en la revista Geophysical Review Letters.

Cada dos o siete años en la primavera, nace un El Niño cuando la fase cálida del ENSO se hincha en una larga capa de calor en el Pacífico tropical, que normalmente alcanza su punto máximo a principios del invierno. Sopla a través de los océanos y el aire de todo el mundo, generando inundaciones, vientos, calor o frío en lugares inusuales.

Una vez que pasa El Niño, el ciclo se revierte en La Niña en la caída siguiente, cuando las corrientes de aire empujan el agua caliente hacia el oeste y arrastran agua helada en el Pacífico ecuatorial. Esto desencadena un conjunto diferente de extremos climáticos globales.

Los corales tropicales del Pacífico registran las oscilaciones frío-calor al absorber menos isótopo de oxígeno (O18) durante las fases calientes de ENSO, y progresivamente más durante las fases frías de ENSO. A medida que crecen los corales, crean capas de registros de isótopos de oxígeno, crónicas de la historia de la temperatura.

Vía: europapress

Fuente: infoagro

Remates Ferias Destacados

Se el primero en comentar

Deja una respuesta