Centenario Angus: de la competitividad de la raza al reclamo por las políticas sectoriales

Cerca de 600 animales de 120 cabañas participaron del evento que colmó las tribunas de la pista de Palermo, en una jura muy ajustada donde tres cabañas jóvenes llegaron a la final. “Necesitamos que la política nacional haga que el negocio de la carne sea más previsible”, planteó Alfonso Bustillo. Qué se propuso en la jornada “el futuro de la ganadería es hoy”.

Durante una semana, la ganadería argentina vivió una fiesta en Palermo. La Asociación Argentina de Angus cumplió cien años, con una celebración a la altura del acontecimiento y un final que reflejó la calidad pareja de sus reproductores y la gran cantidad de criadores con animales muy competitivos.

Un dato a resaltar es que de las cuatro cabañas que llegaron a la gran final para elegir los Grandes Campeones del Centenario, Macho y Hembra, solo una tiene una extensa tradición, Tres Marías, que con una vaca con cría ganó el Gran Campeón Hembra del Centenario.

La multipremiada cabaña de la familia Gutiérrez, con asiento en Benito Juárez y 65 años de trayectoria, cuenta con récords de premios en Palermo y es señera en el negocio de la genética, en la Argentina y en el mundo.

Las otras tres, apenas llevan un puñado de años de trabajo.

Cabaña Santa Rosa, de la localidad bonaerense de Indio Rico, que logró el Gran Campeón Macho del Centenario con un toro colorado, comenzó en 2004 con la compra de tres vacas de pedigree en un remate de liquidación.

Inanmbú, de Balcarce, que obtuvo el Gran Campeón Macho Negro, incorporó sus primeros vientres de pedigree en 2006. Y La Reserva, que se quedó con la Gran Campeón Hembra Colorada, con una ternera, fue fundada también en 2006, en Coronel Dorrego.

Las tres son cabañas jóvenes que, con un trabajo profesional, desde hace varios años vienen entreverándose y logrando grandes premios en las exposiciones de la raza de en Palermo.

“Eso te demuestra el nivel que tiene el Angus, lo competitivo que está. Hoy se multiplica tanto la genética que cualquiera que trabaja bien puede venir y ganar”, analizó en la pista Lucas Lagrange, el juez que tuvo la enorme responsabilidad de elegir a los campeones del Centenario.

Gran Campeón del Centenario macho el Angus colorado RP 745 del box 542 perteneciente a la cabaña Santa Rosa, de Indio Nuevo SA.

Lagrange, que viene de familia ganadera de varias generaciones pero recién se metió en el mundo de la cabaña a principio de este siglo, también opinó sobre lo vivido en la pista del Centenario: “De los primeros a los últimos fueron fuera de serie, tanto en hembras como machos. Un nivel impresionante. Animales carniceros, moderados, con mucha clase, buena estructura”. Y finalizó: Me voy muy contento con lo que pude elegir”.

El momento de la raza Angus

La fiesta de Angus fue una fiesta de la ganadería. Cerca de 600 animales, pertenecientes a 120 cabañas de todo el país, 70 empresas que rodearon con sus stands la pista bajo techo de Palermo, y las tribunas colmadas para seguir las alternativas de la competencia, fue reflejo del potencial, no solo de la raza sino de todo el sector.

“Son cien años de una institución que ha trabajado muy fuerte y con gente muy capaz que ha llevado a la Angus a ser la raza preponderante del país con un predominio enorme en todas las zonas productivas de carne: templada, templada fría y templada cálida”, reseñó el presidente de Angus, Alfonso Bustillo, a la hora de explicar la convocatoria.

¿Cómo los encontró el centenario? “Estamos en un momento muy bueno. Hay que seguir trabajando con los programas genéticos que son superadores para los ganaderos. La genética es una inversión de bajo costo en los márgenes de la cría y tiene un impacto muy fuerte en los números”, subrayó en diálogo con Valor Carne. Y adelantó lo que se viene en el corto plazo: “Venimos trabajando en selección genética por eficiencia de conversión. Estamos haciendo la cuarta prueba para ir generando la población de referencia. Una vez que la tengamos recién podremos brindar DEP’s enriquecidos (por genómica). Pero ya tienen DEP’s clásicos para esta variable todos los animales que están participando de las pruebas”.

A futuro, para Bustillo habrá “mucha tecnología aplicada a la producción, mucho trabajo para minimizar el impacto en el medio ambiente y, sobre todo, en demostrar que nuestra actividad no contamina y que nutricionalmente es muy importante para el consumo humano”.

La necesidad de políticas favorables

El análisis sobre la coyuntura también fue parte del encuentro de Angus. Uno de los eventos destacados fue Jornada Técnica “El futuro de la Ganadería es hoy”, organizada por Tecnovax, donde el economista y periodista Maximiliano Montenegro y el M.V. Federico Santángelo repasaron la agenda urgente para el sector ganadero nacional. Los moderadores fueron el propio Alfonso Bustillo y el periodista de La Nación, José del Río.

El contexto internacional plantea demanda sostenida y buenos precios, pero cualquier escenario a nivel local debería contemplar mayor estabilidad y medidas planificadas a mediano y largo plazo para que la ganadería pueda aprovechar oportunidades de crecimiento exponencial.

En ese marco, Montenegro rescató: “creo que podemos tomar como ancla este acuerdo precario con el FMI, la acumulación de reservas del Banco Central, ponerle un chaleco de fuerza a la emisión monetaria y al déficit fiscal”. En este sentido, el periodista advirtió que “la ganadería y todo el sector agroindustrial tienen un camino enorme por recorrer, lo que necesitan es estabilidad y reglas de juego claras”.

Las tribunas de la pista bajo techo de Palermo, colmadas durante la jura.

Por su parte, Santángelo señaló que la Argentina no está aprovechando las oportunidades que brinda el mercado internacional con el aumento de precios que tuvo de la carne vacuna en los últimos meses. Según él, a diferencia de Uruguay y Brasil que mejoraron su facturación en un 56% y 59% respectivamente en el primer cuatrimestre de 2021, en Argentina no hubo un aumento tan marcado como consecuencia de la caída del 7% del volumen exportado.

“El cierre de exportaciones no impacta en una reducción de precios al consumidor, por el contrario, en los períodos de gobierno donde las exportaciones fueron cerradas o restringidas, el precio al consumidor aumentó más que cuando fueron libres”, sostuvo el consultor ganadero.

A la hora de las conclusiones, los disertantes coincidieron en que un gobierno más amigable con el mercado, que no restrinja las exportaciones, puede generar un cambio de expectativas en el productor, promoviendo un circuito virtuoso: más inversión en genética, sanidad y alimentación, aumento de la productividad de los rodeos y un consecuente crecimiento de la oferta de carne que permita abastecer el mercado interno y externo.

En ese marco, Bustillo dejó un mensaje para las autoridades: “Necesitamos que la política a nivel nacional haga que el negocio de la carne sea más previsible”, afirmó.

Sería bueno pensar si es casual que Inambú, Santa Rosa y La Reserva, además de Don José, de Lucas Lagrange, sean contemporáneas. Como otras tantas que participaron en Palermo, nacieron cuando la Argentina se acababa de liberar por segunda vez de la aftosa, las posibilidades exportadoras crecían y comenzaban a llegar nuevas inversiones en la industria frigorífica.

Una época donde la ganadería era un negocio más que prometedor y los que incursionaron en genética, más allá de la pasión, entendieron que para tener la mejor carne había que trabajar desde el inicio.

Hoy la política es otra y las restricciones a la exportación plantean incógnitas en el camino. Una situación que las autoridades deberían revisar si quieren que sigan surgiendo más Pymes innovadoras, que impulsen el desarrollo ganadero.

Por Marcos Lopez Arriazu, Jefe de Redacción de Valor Carne

Fuente: valorcarne.com.ar

EN VIVO:Streaming De Frente al Campo

Ir arriba
X