El mercado climático estadounidense, conocido como weather market por el impacto que tiene sobre los precios, este año se adelantó y ya está influyendo en la tendencia de los precios de la soja y el maíz. Además de provocar nerviosismo entre todos los operadores del mundo.

Por lo general, el mercado climático se produce en los meses de julio y agosto, el equivalente de los meses de enero y febrero en Argentina; cuando los cultivos de verano, como el maíz y la soja, comienzan la etapa de floración, polinización y formación de los granos. Esos momentos son muy susceptibles y sensibles a las elevadas temperaturas y déficit hídrico, por el daño que le pueden producir a las flores y desarrollo de los granos.

¿Qué está sucediendo con el clima en Estados Unidos? En estos momentos hay focos de sequía severa y grave en las Dakotas, tanto del Norte como Dakota de Sur, estados productores de trigo, avena y cebada, pero con poca producción de soja y maíz.

En cambio, el llamado corn belt o cinturón maicero americano, que comprende los estados de Nebraska, Iowa, Illinois, Indiana y centro sur de Wisconsin y Minnesota, están comenzando a sufrir una sequía moderada y avanza a un grado de sequía severa en el noroeste de Iowa. La buena noticia es que la sequía no se está extendiendo a otros Estados; la mala noticia es que la sequía está afectando a los estados que producen el 50 por ciento del maíz de Estados Unidos.

La segunda mala noticia es que Iowa, Illinois, Indiana, Nebraska, Minnesota y Wisconsin representan 53 por ciento de la producción total de soja estadounidense. Y si le agregamos el 10 por ciento de las Dakotas, estamos hablando del 63 por ciento de la producción total.

Parafraseando una conocida frase de la película Apolo 13, “Houston tenemos un problema”, podemos decir que las cosechas de maíz y soja en los Estados Unidos, están en serios problemas. Tener un problema climático, sequía y falta de lluvias, en pleno comienzo de las siembras, será muy difícil de revertir si no ocurren lluvias en el corto plazo. El tema es que los pronósticos climáticos para los próximos 12 días en las planicies estadounidenses no dan suficientes lluvias como para revertir la actual situación de falta de agua.

El pronóstico dice que habrá un par de lluvias aisladas y no mayores a los 20 milímetros entre el sábado 8 y el 12 de Mayo.

Esta situación es la que el mercado está anticipando, un arranque muy crítico, con poco nivel de humedad en los suelos, temperaturas en ascenso, en pleno momento de las siembras de los cultivos de verano. Con pronósticos de lluvias en el corto plazo poco alentadores y un ajustado balance de oferta y demanda de maíz y soja estadounidense.

Impacto en los precios

Los fondos, como los tiburones cuando huelen sangre, se lanzaron sobre la presa. El resultado es un mercado activando órdenes de compra tanto de soja como de maíz para las posiciones de la nueva cosecha. En estos momentos, los fondos están liquidando con fuerte toma de ganancias su posición comprada de soja y maíz de la vieja cosecha. Y en simultáneo aumentan sus compras de la próxima cosecha 2021/22.

El año pasado, los fondos olfatearon, en forma anticipada, pronósticos de sequía en Sudamérica para el verano 2021; y en forma temprana construyeron una posición long (comprada) que le resultó muy acertada y rentable. Este año, los fondos están viviendo una sequía en Estados Unidos, que está más allá de un pronóstico, y a partir de la cual se están anticipando a lo que está por venir: un año de pocas lluvias, muy seco, y con impacto implacable sobre las cosechas.

El negocio del trading es el mismo desde muchos siglos atrás: cuando alguien compra algo es porque es alcista, y cuando alguien vende algo es porque es bajista. No hay nada más para aclarar.

Fuente: lavoz.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *