Cuánto se gana alargando la recría y acortando el encierre

EN VIVO:De Frente al Campo

Un estudio comparó el margen bruto de un novillo de consumo de 400 kg, incluyendo un verdeo de verano en la etapa recriadora, versus la tradicional que sólo lleva praderas y verdeos de invierno. Un sistema que adoptaron muchos productores para hacer más kilos baratos ante el encarecimiento del maíz y cuyo resultado hoy se muestra con precios de abril de 2022.

Frente a un maíz caro y una relación entre grano y novillo superior al promedio de los últimos diez años, el productor le busca la vuelta al negocio con recrías más largas y encierres más cortos. En este marco, la Coordinación de Análisis Pecuario del Ministerio de Agricultura, modelizó una variante del planteo de recría a pasto y terminación a corral, que monitorean desde hace años, sumando más kilos baratos y reduciendo el encierre, y por ende el consumo de maíz, insumo crítico en estos sistemas de producción.

Para hacer el análisis comparativo, consideraron un establecimiento de tamaño mediano de la región pampeana, con un nivel tecnológico promedio, que recría y engorda 1.500 terneros de 180 kg para consumo interno, mediante dos modelos: el tradicional de recría a pasto corta, de 6,6 meses, y terminación a corral larga, de 3,3 meses, y el aggiornado con recría a pasto larga, de 8,2 meses, y terminación a corral corta, de 2,4 meses.

En la recría larga se implantó un verdeo de verano (130 ha) en la misma superficie que ocupaba el verdeo de invierno, con el objetivo de mantener la carga a pesar de que se les suman treinta kilos por cabeza a los animales. Una clave es que ambos modelos logran un peso final muy similar: 404 kg con la recría larga y 399 kg con la corta, en un lapso de tiempo que no difiere significativamente (unos 10 meses).

En el cuadro siguiente se detalla el planteo técnico y los resultados obtenidos. Los precios de los insumos más relevantes y los de la hacienda en pie corresponden al mes de abril (cierre al día 27) y el resto de los precios fueron estimados en base a los de marzo.

Fuente: Coordinación de Análisis Pecuario

En ambos casos el grano se valuó a costo de oportunidad como maíz propio. No se consideraron gastos de comercialización de venta de la etapa de recría y de compra en la de terminación porque el ciclo se realiza en el mismo establecimiento.

En plata

Al alargar la recría, el margen de esta etapa mejora porque aumentan los kilos vendidos, mientras que el incremento de costos es menos que proporcional: pasa de $16,5 millones en la recría corta a $19,5 millones en la larga.

En cuanto al engorde a corral, al acortar su duración, se reducen sus costos directos (-25% en este caso), aunque también su ingreso neto ya que al entrar al corral animales con más peso aumentan los kilos comprados mientras que los vendidos apenas varían. Y entonces las pérdidas en esta etapa disminuyen, pero no significativamente y los resultados del encierre no logran salir del rojo: pasan de -$11,2 millones en el corral largo a – $8,1 millones en el corto.

En esta ocasión, además, fue beneficiosa la mejor relación compra-venta del corral corto comparado con el largo, algo que no siempre se da así. En tal sentido, en abril, la compra-venta del corral corto fue de 0,97, ya que “compró” la recría a $/kg 296 y vendió a faena $/kg 304, mientras que la del largo fue de 1,03 con $/kg 314 y $/kg 304, respectivamente.

Esto minimizó las pérdidas del encierre y contribuyó a lograr, a través de la diferencia obtenida en la recría, números positivos para la recría + engorde tanto para el margen bruto como para el resultado neto. En concreto, el margen bruto total casi se duplicó: pasó de $5,2 millones a $11,4 millones para las 1.500 cabezas del establecimiento.

Como conclusión, la relativa estabilidad en el precio del maíz durante el mes de abril (después de los fuertes aumentos registrados en el primer trimestre) y la época del año (zafra de terneros que le pone techo al precio de la invernada) recortaron las pérdidas del engorde a corral y dieron lugar a mejores resultados en la recría, validando así el beneficio de hacer más kilos a pasto y abreviar la terminación a grano. Una alternativa prometedora en la nueva era de maíz caro.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein, Editora de Valor Carne

Fuente: www.valorcarne.com.ar