Informe ganadero: relación ternero-gordo no resiste análisis

Otro informe ganadero para compartir, después de una semana que debería haber tenido un movimiento mucho más agitado y sin embargo, terminó siendo una vez más – salvo para categorías livianas- prácticamente una semana normal, sin grandes novedades, más allá de alguna suba puntual.

Por qué semana especial? Porque tuvo un feriado largo, que además mostró un fuerte repunte turísitico interno y a la vez, fue una semana donde desembocó hasta el fin de semana del día de la madre, que históricamente representa el fin de semana de mayor consumo de carne en el año. Bueno, nada de eso alcanzó para que se viera reflejado ni en precios ni en ingresos, donde este último mostró un total acumulado de 23.019 cabezas en el principal mercado concentrador.

Que hubo en Liniers respecto a los repuntes? Terneros con valores máximos que alcanzaron los 52,20$ para 336 y 331 Kg, en terneras 51,50$ para 326 Kg, en novillitos 52,20 para 361 kg y en vaquillonas 48$ hasta 351 Kg donde allí no se vieron novedades ni para los novillos que tuvieron un tope de 48$, tampoco para las vacas donde un lote de vaca muy nueva, se pagó hasta 42,50$.

Y entonces? Bueno, más allá de lo que digan los mostradores de lo ocurrido tras el día de la madre, vemos un mercado muy quieto, sin grandes ingresos, apenas moverse en lotes especiales y de mucha calidad y un impacto que según analistas, también llegó al mercado exportador – que se cree-, ya ha consumido gran parte del poder de compra que le dio la suba del dólar. Y si alguien pensaba que ese poder se iba a derramar directamente, la supuesta explicación pasa por decir que se destinó a mejorar instalaciones y a realizar inversiones, algo que también con el retroceso de la divisa en estos días, no se reflejará en precio para el productor.

Las carnicerías sintieron fuerte el «sogazo» del aumento realizado por ellos mismos hace un mes y hoy ven enflaquecer sus cajas, poniendo en duda si los márgenes de rentabilidad que históricamente se manejaron, no será el momento de achicarlos y pasar a un número más normal en una Argentina donde los márgenes de rentabilidad en el sector minorista comercial, son en muchos casos obscenos y que siempre terminan pagando, productores y consumidores.

Por el lado de la invernada, sin cambios y un negocio que no funciona, con una retracción del negocio muy pero muy marcada y que si uno ve que prácticamente iguala los valores del gordo, grafica perfectamente que el negocio poco podrá funcionar cuando la diferencia entre valor ternero y valor gordo, debería mínimo, estirarse en un 15%. Así entonces los negocios no han cambiado, algún máximo de 53$ para lotes de 200 kg y promedios que hay que buscar entre los 49 y los 50$, un valor que retrotrae a muchísimos meses atrás y que si le ponemos ese 15% de mínimo de diferencia con el gordo, deberíamos buscar por encima de los 55-56 y hasta 57$, allí deberían estar los valores.

Por último, se acaba la campaña de reproductores, muy errática, con muchas variaciones, lo bueno, lo de la calidad y con buenas condiciones, se paga y se paga bien, el vientre por suerte sigue siendo lo mejor pagado de todo, buscado, con pujas y con el horizonte puesto en una campaña de vacunación que comienza este lunes y finaliza allá por el 22 de Diciembre, donde sabremos a ciencia cierta, que ocurrió con los stocks y toda esa enorme venta de vacas que vimos durante meses.

Final del informe ganadero, para una ganadería que sigue teniendo un porcentaje de pasión, una porción  de negocios y uno enorme de incertidumbre.

Carlos Bodanza

Fuente: infosudoeste