La ganadería pampeana hace agua

Con millones de hectáreas afectadas, el verdadero dimensionamiento del impacto de las inundaciones se irá sintiendo en forma escalonada.

Ganado en campo inundado
Foto de clarin.com

El impacto económico de las inundaciones y anegamientos de la región pampeana sobre la actividad ganadera apenas comienza a asomarse. Es que en una actividad donde las variables de producción son numerosas, la cuantificación del impacto tiende a tener aristas múltiples.

Las variables son tan diversas como mortandades, abortos, falta de servicios, pérdidas de estado corporal y estatus sanitario de los rodeos de producción. Además, debe tenerse en cuenta la falta de confección de las reservas forrajeras para cubrir los futuros baches y limitaciones de estructura a la hora de mantener la rotación de praderas, verdeos y la retención de vientres para reposición. Claro que deben agregarse problemas logísticos por los caminos rurales, lo que termina desembocando en un combo multifactorial de difícil salida en el corto plazo.

Un reciente informe de CARBAP muestra que entre Buenos Aires y La Pampa ya son 5.757.000 las hectáreas afectadas, siendo superior en casi 700.000 hectáreas a lo medido hace un mes. La cuenca baja del Salado, zona de cría por excelencia es de las más afectadas, hoy hay 21 departamentos en la provincia de Buenos Aires con una incidencia que va desde el 40 hasta el 62% de su superficie afectadacomo es el caso de Maipú.

El verdadero dimensionamiento del impacto se irá sintiendo en forma escalonada, pero si tomamos sólo tres de los factores antes mencionados como son las mortandades de terneros, los abortos y la estimable baja de la tasa de preñez en la campaña que comienza, estamos con una pérdida de base de 300.000 terneros.Esto representa en kg de carne más del doble de lo exportado por Cuota Hilton en el período 2016/2017, en términos monetarios es un impacto directo y a corto plazo de $ 2.300 millones – US$ 127 millones. Habrá que ir cargando la cuenta a medida que se vayan consolidando los demás índices.

El golpe en los precios

Desde enero pasado el incremento en los valores del ternero y del gordo es sostenido y acumulan unos $ 7/kg en valor absoluto en lo que va del año. Aunque eso sí, en la comparativa el gordo gana con un 28% de aumento contra un 16% del ternero.

De cara a futuro es valedero pensar que quizás un atenuante sea la espera de un precio revaluado, en especial en los terneros, debido a los mencionados problemas climáticos.

La mejora en el precio será una aspirina ante la cuantía del desarreglo provocado por el clima en la región pampeana. En este contexto la Nación, la Provincia y los municipios serán puestos a prueba en cuanto a la idoneidad, rapidez y efectividad de sus decisiones con respecto a la región.


Un reacomodamiento de los valores

En cuanto al gordo, hay que tener en cuenta que si bien puede sufrir un acomodamiento de valores, hay algunos ítems que actuarían como moderador de la suba:

1- El incremento porcentual de este año que resta carreará para lo que viene;

2- La sobreoferta provocada por la necesidad de descomprimir los campos y el acomodamiento de los rodeos productivos, «mandando a gancho» aquellos vientres que no se encuentren en buenas condiciones corporales y sanitarias después de lo sufrido;

3- Los índices de precios relativos de pollo y cerdo, que imponen un techo a las subas a partir del cual el consumo se corre hacia estos productos.

Por Ing. Agr. Matías Lestani. Dpto. Económico de CRA.

Fuente; Revista CRA