La industria frigorífica tuvo su mayor nivel de actividad en 10 años

En medio de la fuerte tracción de las exportaciones de carne vacuna, la industria frigorífica tuvo en octubre pasado su mayor nivel de actividad de los últimos diez años.

Así lo informó la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) en un relevamiento sectorial que también evaluó el comportamiento de las exportaciones y los precios pagados por el público en las góndolas.

Según Ciccra, en octubre pasado la faena de hacienda vacuna alcanzó los 1,316 millones de cabezas, una expansión del 8,7% versus igual mes de 2018 y un dato que se constituyó en el mayor nivel de actividad desde noviembre de 2009.

Vale recordar que en 2009 la actividad ganadera vivía una fuerte liquidación de stock debido a las trabas para exportar del anterior gobierno. Eso más una fuerte sequía llevaron a la pérdida de más de 12 millones de cabezas.

Si bien las ventas en el mercado interno están deprimidas por la caída del poder adquisitivo, la industria está trabajando a pleno con la exportación. También tuvo una mayor faena de hembras porque los productores, ante el costo del financiamiento, se sacaron de encima vacas para hacerse de fondos.

De acuerdo a Ciccra, haciendo la evolución de la industria en los primeros diez meses del año entre enero y octubre pasado la faena total de hacienda vacuna totalizó 11,45 millones de cabezas, lo que representó una mejora del 2,3% contra igual período de 2018.

Puntualmente sobre las hembras, la entidad consigna que su participación en la faena total se ubicó en el 48,7% en enero-octubre, un incremento de 3,7 puntos porcentuales versus igual período del año pasado.

«La faena de hembras creció 10,6% anual (+533,4 mil cabezas) y la faena de machos redujo su ritmo de caída a 4,5% anual (-278,1 mil cabezas)», precisó.

Pese a la fuerte faena, cuando se mira la producción de carne acumulada solo creció 1,1% entre enero y octubre pasado versus igual período de 2018 (2,586 millones de toneladas res con hueso). En la industria atribuyen este bajo porcentaje a que se está faenando animales livianos de no tanto peso.

Respecto de las exportaciones, en los primeros diez meses del año se colocaron en el exterior 659 mil toneladas res con hueso, un crecimiento interanual del 47,8 por ciento. «Las exportaciones habrían llegado a representar 25,5% del total producido (una mejora de ocho puntos porcentuales)», precisó Ciccra.

Por el lado del consumo interno, de acuerdo a Ciccra en los primeros diez meses del año el consumo aparente fue de 51,4 kg/hab/año, una caída del 9,6% anual o 5,5 kg/hab/año menos.

Tras las elecciones, hubo denuncias sobre fuertes aumentos en la carne vacuna. Sin embargo, de acuerdo a Ciccra, en octubre pasado al público los cortes de carne vacuna subieron apenas 0,3% mensual. La carne vacuna aumentó menos que el pollo y el cerdo.

«Esto contrastó nuevamente con la evolución de los precios de la carne aviar y de los cortes porcinos (4% y 1,7% mensual, respectivamente), producciones muy ligadas a la transformación de grano en proteína y, por lo tanto, a la evolución de la cotización del dólar», apuntó.

Consultado sobre la performance de la industria frigorífica, Miguel Schiariti, presidente de Ciccra, indicó a LA NACION que, si bien las exportaciones se llevan el 25,5% de la producción, el resto de lo producido queda en el mercado interno y el actual consumo es, pese a la caída, «un muy buen nivel de consumo».

Fuente: lanacion

Remates Ferias Destacados

Se el primero en comentar

Deja una respuesta