Las exportaciones de carne ya son récord, y esto recién empieza

Entre agosto de 2018 y agosto de 2019 se concretaron ventas al exterior por 2.450 millones de dólares, y la tendencia promete mayor crecimiento.

Mientras el sector ganadero se indigna frente al embate del veganismo, en agosto las exportaciones de carnes bovinas sumaron el equivalente a 79.5 miles de toneladas peso res y facturaron una cifra récord de 292 millones de dólares. Es nada menos que un incremento del 46% y 33% en términos de volumen y valor.

Así lo informó el consorcio ABC, que reúne a los principales frigoríficos exportadores, en un informe que se basó en datos del INDEC. En los primeros ocho meses de este año, se embarcaron 483 mil toneladas peso res, 46% más que en igual lapso de 2018, por un monto de 1719 millones de dólares. Al agregar las menudencias, la facturación trepa a 1904 millones de dólares, 33% superiores al registro enero – agosto de 2018.

El total exportado en los doce meses cerrados a agosto ascendió a 703 mil toneladas, 56% superior al correspondiente al período anterior. El monto total, récord histórico, fue de 2450 millones de dólares.

Pero la demanda de carne vacuna venía creciendo desde antes, así que esta coyuntura simplemente refuerza la tendencia de fondo.

Pero la demanda de carne vacuna venía creciendo desde antes, así que esta coyuntura simplemente refuerza la tendencia de fondo.

Se trata sin duda de un momento excepcional. El negocio del eterno futuro se topa con una nueva realidad, que tiene nombre y apellido: la República Popular China y su demanda insaciable de proteínas animales. Una tendencia que va más allá de la actual crisis de oferta interna ocasionada por la Fiebre Porcina Africana, que diezmó sus planteles de cerdos e impactó con subas de más del 70% de los precios. Newsletters Clarín

La mayor parte de los analistas coincide en que les llevará años recuperar sus stocks. Por eso también están expandiendo la importación de carne porcina. Pero la demanda de carne vacuna venía creciendo desde antes, así que esta coyuntura simplemente refuerza la tendencia de fondo. Estamos frente a una onda larga, que constituye una extraordinaria oportunidad para la Argentina.

Datos. China absorbió el 62% del valor total de nuestras exportaciones de carnes bovinas, seguido por la Unión Europea (19%), Chile e Israel (ambos con un 7%). Todos ellos juntos explican el 94% de la facturación en lo que va de 2019. Al agregarse las menudencias, ponderan también Rusia y Hong Kong.

Pero los chinos compran carne congelada, más barata que la carne fresca que va predominantemente a la UE y Chile. Así que al final del día se están llevando el 75% de la carne que exporta la Argentina. En este sentido, hay quien ve el vaso medio vacío: al llevarse cortes congelados con hueso, se están llevando también mucho trabajo a su propia casa.

Lo ideal es que transiten más pronto que tarde el paso hacia los cortes frescos de alto valor, tipo Cuota Hilton (cuyo precio está alicaído) y Cuota 481. Un camino de mil millas, dicen los orientales, se inicia con un primer paso: ya hay algunos negocios y las expectativas son formidables. Todos los exportadores están convencidos de que el mercado de elite de la República Popular es algo más que un nicho. Esta transición implica miles de horas hombre, miles de puestos de trabajo de la mayor especialización en la industria, que es el despostado y el empaquetado de cortes al vacío. Valor agregado en origen, en síntesis.

No todo se resumirá a carne vacuna. El puente proteico está tendido desde cuando, hace veinte años, la República Popular comenzó a importar poroto de soja. Es el insumo fundamental para sus cerdos, aves, peces y todo bicho que camina y va a parar al asador. En la Argentina hay una enorme esperanza también en el mundo de los cerdos. Es un tema que ejerce un atractivo especial entre nuevos empresarios, y también algunos con profunda tradición ganadera. Hace pocos meses nació ArgenPork, un consorcio que reúne a varios de los más avanzados para orientarse a la exportación. Ya concretaron los primeros embarques. Y saben que esto recién empieza.

Necesitamos divisas. Aquí están, y hacia allá vamos. Ojalá todos lo entiendan.

Fuente: clarin

Se el primero en comentar

Deja una respuesta