Las exportaciones de cueros cayeron a menos de la mitad en cuatro años

Los embarques de cueros en septiembre, último dato disponible, fueron una sombra de lo que han sido años atrás.

En el caso de los cueros curtidos, se embarcó la mitad del promedio para el mismo mes del cuatrienio 2016/2019, medido en valores. Dada la depreciación del producto, es posible que, en volúmenes, haya sido menos que esa proporción.

Los cueros preparados siguieron la empinada curva descendente que, en estos años comienza en 2018, hasta llegar a una fracción mínima en este septiembre.

Los cueros en bruto muestran un aumento que está de lejos de compensar la baja en esas otras dos líneas.

Hay que recordar que al principio de la cuarentena, y durante muchas semanas, las curtiembres dejaron de recoger los cueros en las plantas de faena, creando problemas económicos y ambientales por la dificultad en deshacerse de este subproducto, otrora tan apreciado.

La competencia con los materiales artificiales y cambios en las costumbres han sido muy perjudiciales para el sector.

Esta es una razón de más para cambiar la regulación para su exportación, que afecta tanto a los cueros salados, pickelados y wet-blue. Es hora de transformar la desgravación de muy corto plazo, que rige hasta dentro de 40 días, en algo más permanente.

Fuente: www.valorcarne.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *