Opinión: «No podemos suplir a la naturaleza con una inyección»

Es clave mejorar la oferta forrajera

En relación al artículo «Una simple inyección para producir más carne», publicado el 27 de julio pasado, el veterinario Carlos Martín Acuña hizo reflexiones críticas sobre el mismo.

«Soy veterinario de campo desde hace 46 años y siempre he tratado de hacer docencia entre los criadores en lo que se refiere a la hembra bovina y les digo enfáticamente que la vaca es un animal que entra en celo cada 21 días hasta quedar preñada, necesitando gastar energía para entrar en celo y esto requiere una buena alimentación», dijo.

«Por lo tanto no podemos suplir a la naturaleza con una inyección mágica para lograr un celo en forma artificial. La vaca ante una situación de déficit nutricional suprime el celo y ahorra energía. La reproducción en el vacuno es una función de lujo», agregó.

«La vaca cría su ternero a expensas de la reproducción, por lo tanto la vaca primero es madre y luego amante. Hace más de 70 años que la tasa de destete en la Argentina es del 62/63%, mientras que en Australia es del 75% y en EE.UU. del 88%», remarcó.

Acuña en una carta a LA NACION expresó que su deseo es jubilarse cuando se llegue al 75% en el país. «No quiero desistir en el intento. En una charla en la Rural, el ing. Fernando Canosa afirmó que en la Argentina falta pasto. Es sin duda a mi entender el desafío más grande que tenemos mejorar ese faltante. Es hora que nos demos cuenta de eso y pensemos en solucionarlo».

Fuente: lanacion

Se el primero en comentar

Deja una respuesta