Afinando la puntería contra las malezas

El manejo en sitio específico de malezas (MSEM) puede proyectar un mejor control, bajando sensiblemente la carga de herbicidas por unidad de superficie, reduciendo costos y favoreciendo el medioambiente. Cómo lograrlo?

Malezas en cultivos
Foto de Cadena Nueve

El especialista Ramiro Cid del INTA Castelar brindó una charla en el Congreso Aapresid sobre la búsqueda de nuevas alternativas para combatir los problemas de malezas, haciendo hincapié en el manejo de sitio específico de las mismas (MSEM).

Remarcó que este sistema permite aumentar las dosis de aplicación por unidad de maleza o habilitar el uso de herbicidas -que por su alto costo- difícilmente serían utilizados en sistemas de coberturas totales. De esta manera, se baja sensiblemente la carga de herbicidas por unidad de superficie y se favorece al medio ambiente.

Cid explicó que “cuando hacemos aplicaciones totales, actuamos en base a una decisión promedio, pero errónea en prácticamente todos los sitios del lote ya sea por la sobredosificación del lote, por aplicar donde no es necesario o por utilizar un herbicida inadecuado”

De esta manera, a futuro, la tecnología debe buscar que en cada sitio, si es necesario se aplique la dosis adecuada en el momento adecuado y con el producto adecuado. En el transcurso del tiempo el MSEM recorrió caminos alternativos que nucleaban, por un lado, un mapeo previo de malezas para luego aplicar donde solamente el GPS lo indique o el uso de sensores de malezas.

Actualmente solo se utiliza el sensor de malezas debido a las dificultades que genera armar un mapa de malezas de manera práctica y económica. “Si bien existen dos sistemas de sensores en el mercado, aun todo se encuentra en los inicios de un largo camino cuyo destino final es incierto”, destacó el ingeniero agrónomo.

Comentó que en Dinamarca se han llevado a cabo experiencias donde, con muy poco porcentaje de glifosato aplicado sobre la maleza de manera robotizada, -mediante micro aspersiones de producto puro-  se ha logrado un adecuado y optimo control.

En el mercado existen dos sensores de malezas a disposición de los productores, si bien el objetivo de producción es el mismo, cada uno de ellos presenta características que lo distinguen entre sí. El equipo Weed Seeker se basa en la detención de malezas NDVI -índice de vegetación diferencial normalizado-. Este sistema permite tratar barbechos, planta verde sobre suelo marrón pero también algunos casos muy limitados, detectado malezas dentro de otro cultivo.

Otro de los equipos es WEEdit que emite una luz roja hacia el suelo al detectar una planta, lo que indica la activación de la aplicación. Cada lector realiza 40.000 lecturas por segundo, el sistema trabaja por PWM (modulación por anchos de pulsos) es decir que la dosis aplicada no se modifica por más que varié la velocidad.

A modo de cierre Cid destacó algunos aspectos que deben ser contemplados a la hora de utilizar sensores de malezas, explicó que debido a su alto costo es necesario hacer una evaluación y contemplar que solo se amortizara el gasto si se trabajan superficies amplias con este sistema.

También remarcó que el uso de sensores debe estar vinculado a un plan concreto y organizado de manejo basado en el monitoreo permanente. Es necesario regular el nivel de sensibilidad de monitoreo ya que si es muy alto el ahorro de herbicidas no es significativo, del mismo modo si el nivel de sensibilidad es bajo al momento de la aplicación en muchas malezas no tiene el desarrollo suficiente para ser detectadas.

Fuente: Todo Agro