El fardo de alta calidad exige un corte oportuno

EN VIVO:De Frente al Campo

Tiene el potencial de ser un alimento de alta calidad que puede reducir la necesidad de suplementación en las dietas del ganado. Sin embargo, este forraje almacenado con alto contenido de humedad no puede alcanzar sus atributos más deseables sin prácticas adecuadas de cosecha, almacenamiento y alimentación.

Kim Mullenix, especialista en carne de res de la Universidad de Auburn, dice que el fardo se puede usar para cumplir con los requisitos nutricionales de la mayoría de las operaciones de vacas y terneros. Pero antes de alimentar con fardo, es necesario probar el forraje para saber si la cantidad de nutrientes digestibles totales y la proteína cruda son suficientes para satisfacer las necesidades de los animales. La mejor manera de asegurar los nutrientes adecuados es cosechar el forraje en su madurez óptima.

“La calidad nutricional del fardo solo será tan buena como el producto inicial”, afirma Mullenix. “Lo que entra debe salir, y poner forraje de baja calidad significa un producto alimenticio de baja calidad”.

Una vez que se cosecha el forraje, es crucial almacenarlo correctamente para evitar el deterioro y la pérdida de nutrientes. La recomendación, hacer fardos con un nivel de humedad entre 40% y 60% y envolverlos firmemente con al menos seis capas de plástico.

También se pueden usar enzimas e inoculantes comerciales para bajar rápidamente el pH en los fardos y mejorar la fermentación. Si bien estos aditivos pueden ayudar a preservar la materia seca y proteger contra el moho durante el almacenamiento, Mullenix advierte que estos productos no tienen el poder de compensar la mala calidad del forraje.

Hora de la comida
La calidad del fardo aún está sujeta a disminución después de la fermentación. Comprender el consumo de materia seca de un rebaño es clave para asignar una cantidad adecuada de forraje y limitar el desperdicio.

“Muchos factores afectan el consumo de materia seca, incluido el peso del animal, la etapa de producción, la calidad del forraje y las condiciones ambientales”, dice Mullenix. «Una buena regla general es que una vaca madura consumirá alrededor del 2,5 % de su peso corporal por día en materia seca».

Debido a su alto contenido de humedad, se necesitará más fardo por peso para alimentar al ganado en comparación con el heno seco.

Las estrategias de alimentación también pueden afectar la calidad del fardo. Los fardos se pueden triturar e incorporar a una ración mixta, o se pueden alimentar enteros. En el último caso, Mullenix sugiere utilizar un alimentador, un remolque o una cuna en forma de anillo o de cono para minimizar el desperdicio. Solo asigne suficiente alimento para uno o dos días, o solo un día si se alimenta en verano.

A pesar de las medidas adoptadas para evitar el deterioro, todavía puede haber algún crecimiento microbiano durante el almacenamiento. Los signos de la presencia de bacterias dañinas incluyen pacas que parecen de color marrón oscuro o negro, están húmedas y viscosas o tienen un olor rancio. Este alimento no será apetecible para los animales, pero lo que es más importante, puede ser tóxico y causar botulismo.

“Los signos clínicos del botulismo incluyen inflamación cerebral, desorientación, deterioro de la función del sistema nervioso y salivación continua”, afirma Mullenix. “Comuníquese con un veterinario inmediatamente si se observan estos signos”.

También pueden aparecer mohos blancos, rosados, grises y azules en las capas externas del fardo. Mullenix dice que esto es común y no se ha demostrado que afecte negativamente la salud de los animales. Aun así, es mejor evitar alimentar pacas con cantidades excesivas de moho.

Por Amber Friedrichsen, Universidad Estatal de Iowa / para Hay & Forage Grower

Fuente: todoalfalfa.com.ar