El regreso de la reina: la soja recuperará protagonismo en la principal zona agrícola del país luego de 7 años de retrocesos

Soja de Estados Unidos

El clima adverso, la incertidumbre por los precios, el aumento de los costos, y el temor a mayores retenciones impactan en las decisiones de los productores para la campaña agrícola 2022/2023

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) planteó el escenario de la próxima siembra de cultivos de invierno y de verano en la región núcleo, la zona productiva más importante del país, para el ciclo agrícola 2022/2023. En un contexto muy complejo desde lo económico, financiero e internacional, la soja una vez más saca ventaja por sobre el trigo y el maíz, dos cultivos cuyas exportaciones están intervenidas por el Gobierno y que es algo que impacta en las decisiones de los productores.

Según la opinión de los especialistas de la BCR, hace un año atrás la respuesta de los productores a cuál era el cultivo que registraría una menor siembra en la nueva campaña, era la soja. Pero en las últimas semanas con una ausencia de precipitaciones en varios distritos, se complicó el trigo, y las encuestas de intención de siembra que realizó la entidad, marcan que el área cae ahora al 15% vs un 10% de hace una semana atrás. Por otro se proyecta una siembra de maíz entre un 5 a 10% menor a la campaña pasada, y la soja volvería a ganar hectáreas rompiendo la tendencia de los últimos 7 años, con una siembra de primera que crecería un 9%.

Una cuestión que se había corregido a partir del 2016 donde los cereales ocuparon un lugar de preponderancia, de la mano de políticas que provocaron un alto incentivo para el desarrollo de los mismos, con una menor presión impositiva y la eliminación de las restricciones para la comercialización. Algo que también fue determinante para lograr una mayor sustentabilidad de la agricultura, con el cuidado de los suelos y del medio ambiente, y protegiendo la salud de la población.

Al analizar cultivo por cultivo, la Bolsa de Rosario planteó que semanas atrás el margen del trigo jugaba un rol preponderante en la decisión de siembra. Pero con la mejora del resultado, y con un mes mayo que hasta el momento solamente registró el 10% de las lluvias que normalmente aporta, “lo importante para sembrar ahora es la cuestión agronómica: cuánta agua hay en los suelos para el trigo. Incluso, si no hay un cambio de tendencia en junio, la baja podría ser aún mayor”, explicaron los técnicos de la entidad.

La actual campaña de trigo se complica por la ausencia de lluviasLa actual campaña de trigo se complica por la ausencia de lluvias

Además, precisaron que actualmente solamente el 20% de la región núcleo tiene reservas adecuadas en el primer metro del suelo considerando el consumo de una pradera permanente. En el 27% del área la reserva es regular y necesitaría 40 a 60 milímetros para hacer trigo. En el resto (33%) las reservas están en niveles de escasas a sequía y necesitan más de 100 mm para tener éxito con el cereal.

Cultivos de verano

Las primeras proyecciones que presentó la Bolsa de Comercio de Rosario sobre la próxima siembra de cultivos de verano, plantea un escenario para el maíz temprano que caería entre un 5 y 10% en la región núcleo. En zonas de la provincia de Santa Fe, los ingenieros comentan que “los productores quedaron mal parados por la sequía en la cosecha gruesa, y tienen un gran temor a gastar en gramíneas, ya que hay que invertir en fertilizantes y semilla. También se suma la incertidumbre por las políticas gubernamentales y la posibilidad de una tercera Niña. Es demasiado el riesgo”.

Frente a este panorama, la Bolsa estima que los productores se refugiarán una vez más en la zona de primera, cuya siembra podría crecer un 9% respecto al año pasado. “El productor tiene la semilla y este ciclo lo hará con menor tecnología, buscando invertir lo menos posible”, coinciden los productores de aquellas zonas donde no se registraron buenos resultados en el último verano, a partir de un escenario de elevadas temperaturas y falta de precipitaciones.

Por último, entre los factores que estarían impulsando esta mayor área de soja y menor de cereales, se encuentran una vez más el riesgo climático y falta de agua, algo que complicó y mucho el desarrollo de los cultivos de verano en el ciclo 2021/2022. Además, impacta en las decisiones de los productores la incertidumbre de los precios, el impacto de la invasión de Rusia a Ucrania en el aumento de los insumos, como en el caso de los fertilizantes, y el temor a mayores retenciones, algo que promueve el propio presidente Alberto Fernández para desacoplar los precios internacionales de los locales.

Fuente: infobae – campo

EN VIVO:Streaming De Frente al Campo

Ir arriba