«Imprevisibilidad total»: invirtieron más de $50 millones para exportar carne y ahora enfrentan una compleja situación

EN VIVO:De Frente al Campo

El cepo a las exportaciones impacta fuertemente sobre la industria; “No llevamos tres años y se interrumpe el proyecto», advierten

El frigorífico santefesino Recreo, que desde 2018 lleva desembolsado medio millón de dólares para aumentar la faena y mejorar su capacidad de exportación, no sabe si podrá recuperar la inversión, debido al nuevo cepo a las exportaciones. Además, debió reducir la semana laboral en un día.

Frigorífico Recreo

“Hay una imprevisibilidad total. Ahora nos encontramos con que esas inversiones que realizamos no tienen el repago correspondiente. Esto causa problemas económico- financieros, al propietario y a la mano de obra, porque no sabemos dónde estamos parados”, indicó a Agrofy News Antonio D’Angelo, gerente general de Recreo y vicepresidente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (Cafrisa).

Respecto del cepo del 50% a los envíos impuesto por el gobierno nacional, el ejecutivo observa: “El porcentaje  de restricción es muchísimo, porque hay muchos frigoríficos que estuvieron readecuándose y haciendo reinversiones para mejorar y aumentar su cupo de faena para exportar”. A la situación se le suma las restricciones de la pandemia y  que entre mayo y junio no se pudo exportar carne.

A pesar de tener la capacidad de exportar 42 contenedores de 25 toneladas cada uno, en julio y agosto Recreo solo podrá hacer envíos por 18 o 19 contenedores, y aún está a la espera de la aprobación de las declaraciones juradas presentadas ante el Ministerio de Agricultura para autorizar las exportaciones.

“No se puede hacer ningún plan ni proyecto ganadero, porque no tenemos previsibilidad”, sostuvo D´Angelo, quien explicó que ante las circunstancias, desde el frigorífico decidieron dejar de trabajar un día a la semana. “Hemos faenado y despostado un día menos. Estamos en una situación compleja”, admitió.

El 60% del frigorífico trabajaba para el mercado externo, en tanto que al interno se destina el 40% de la producción. A su vez, en el frigorífico trabajan alrededor de 170 personas entre la despostada y la faena. Sobre la situación del personal, D´Angelo especificó que aún no se tomó ninguna medida “más allá de suspender un día por semana las tareas del operario”.

“El mismo operario del frigorífico nos pregunta qué pasa y qué pasará, pero no sabemos qué contestar, porque nadie sabe”, expresó D´Angelo.

Carne: plan estratégico “fallido”

En 2018 el frigorífico programó un plan ganadero estratégico y de previsión de trabajo a cinco años. Para llevar adelante la planificación tomaron créditos y entre 2019 y 2020 comenzaron a realizar obras en las instalaciones. Entre las edificaciones realizadas, llevaron adelante dos túneles de congelados con capacidad de 80 toneladas cada uno, y una sección de desposte. En total, llegaron a invertir “arriba de 500.000 dólares”. La novedad les iba a permitir duplicar la capacidad de producción y aumentar el número de empleados.

Si bien llegaron a hacer uso de las nuevas instalaciones, por las restricciones impuestas el año pasado debido a la pandemia, tuvieron interrupciones en su producción. Cuando la actividad repuntó, volvieron a utilizar a pleno hasta que en mayo de este año se suspendieron las exportaciones.

No llevamos tres años y se interrumpe el proyecto. Ahora es el momento donde llega el desembolso de esos créditos tomados para cancelarlos y nos encontramos con una reducción del 50% de los montos que ingresan”, se lamentó D´Angelo.

Si bien aclaró que aún no tuvieron pérdidas, insisten en que la situación se puede ir complicando cada vez más. “Las entidades financieras no nos acompañan”, completó.

Fuente: news.agrofy.com.ar