Informe de evaluación de cultivos y forrajeras en la estepa de La Pampa – Marzo 2021

P.E. Prevención y evaluación de la emergencia y desastre agropecuario.(I064) Actividad: Monitoreo in situ de cultivos extensivos en el este de la provincia de La Pampa.

Autoras/es: Laura Belmonte, Maria Elena Fuentes, Susana Paredes, Sergio Cabo y Maria Jose Pizarro

Condiciones agroclimáticas

La estepa pampeana de manera general viene evolucionando en condiciones de sequía meteorológica y agrometeorológica desde fines de primavera e inicios de la estación estival. La región padeció un pulso seco con escasas a nulas precipitaciones durante la primera quincena de febrero sin aportes de importancia para los cultivos y pasturas regionales en momentos críticos de desarrollo. Las condiciones edáficas en cuanto a reservas hídricas se mantuvo crítica hasta inicios de marzo y la mayor parte del área aún se encuentra bajo reservas escasas, sin embargo sectores aislados ubicados principalmente en el centro-este han permanecido durante el verano con reservas regulares a buenas recibiendo buenos milimetrajes en la segunda parte de febrero y primera quincena de marzo, situación que se refleja en el estado general de muchos de los lotes de los principales cultivos de ese sector. Durante enero y febrero sucedieron varias olas de calor, con temperaturas diurnas altas que no  descendían  lo  suficiente en horas nocturnas,y la primera parte del mes de marzo presentó anomalías positivas de temperatura, condiciones térmicas que intensificaron los efectos de la escasez de lluvias sobre los cultivos y forrajeras.

Mapa de índice de sequía estandarizado a tres meses, ISP3  (dic-ene-feb)

Girasol

El estado general del cultivo varía según la zona. En los departamentos provinciales o sectores con presencia de tosca, los lotes se observan  más afectados por estrés hídrico debido a la baja frecuencia en las lluvias durante la estación . En el área centro-este el desarrollo y los potenciales rindes son buenos a excelentes, el resto del área presenta estado regular, con afectación moderada a intensa por las condiciones de sequía que se sostuvieron durante diferentes estados de desarrollo (tanto en vegetativo como en reproductivo). La afectación de la sequía también determinó una gran desuniformidad en la maduración de las plantas. El estado fenológico predominante a mediados de marzo es de madurez fisiológica (R9) y gran parte del área ya ha sido cosechada.

En el sur de la región contrastan lotes muy buenos o excelentes con lotes muy afectados por estrés hídrico.

Maíz

El estado general del cultivo depende de la fecha de siembra, y de cada lote en particular, es decir de la forma de manejo agronómico que recibió cada uno. En general  la región oeste de la estepa, bajo influencia de la tosca ha sufrido notoriamente la escasez de agua en parte de enero y febrero. Sin embargo muchos de estos lotes que se observaron durante el relevamiento de febrero en general con falta de cobertura, hojas “acartuchadas”, pérdida de plantas, escaso desarrollo radicular por suelo compactado, actualmente han tenido cierta

recuperación durante el transcurso del mes de marzo gracias a las lluvias recibidas, aunque no debe descartarse el efecto que ha tenido la escasez hídrica durante las etapas de sincronización de las espigas femeninas y masculinas, condición que afecta sensiblemente el rendimiento. En contraste un porcentaje del área relevada que se ubica en el centro-este de la estepa se evaluó el maíz de primera en estado bueno a muy bueno, estos lotes presentaban  excelente  estructura,  cobertura, uniformidad y cantidad de espigas. Lotes desarrollados en suelos arenosos sin problemas de profundidad y presencia de la napa freática más cercana a la superficie, la acumulación de agua por la lluvias del mes de enero y manejos de conservación de humedad en el suelo permitieron un crecimiento y desarrollo más adecuado del cultivo (por ejemplo en el sector este del dpto Quemu-Quemu).   En general los maíces sembrados a muy altas densidades han sufrido más las condiciones térmicas e hídricas.

Los maíces de primera sembrados temprano se encuentran en R5 (grano dentado) y los más adelantados en inicio de madurez comercial. Los maíces de primera pero tardíos se encontraban en R2 a R4 (fecundación y llenado) y los lotes bien tardíos y de segunda en VT.

Hacia el sur de la estepa (Atreucó y Guatraché), también los cultivos padecieron un mes de febrero muy seco pero que afrontan esta etapa con agua almacenada durante enero que fue mucho más favorecido por las lluvias. Gran heterogeneidad espacial en las precipitaciones  dio  lugar  a  lotes  contrastantes,  pero  los  de mejor condición están en Atreucó. En Guatrache los planteos con altas densidades de siembra hoy están en duda para su cosecha y algunos lotes ya han sido destinados a picado y forraje.

Efectos  de  la  escasez  de  agua  durante  la  floración  (sincronización  de  las  espigas masculinas y femeninas) se han observado a través de la presencia de algunas enfermedades como el carbón del maíz (Ustilago maydis) que se vio favorecido de esta condición. Varios lotes fueron afectados en la región, aunque en general presentan la espiga terminal bien terminada pero afectación del carbón en las espigas secundarias o de macollos. La plaga más extendida por toda la región es la isoca militar tardía (Spodoptera sp) afectando actualmente las espigas en madurez.

Soja

Una  gran  cantidad  de  estos  lotes  fueron severamente afectados por el déficit hídrico registrado durante el mes de febrero y principios de marzo durante las etapas sensibles (formación de vainas y llenado granos). Los lotes de primera se encontraban en las etapas finales de llenado de grano y los lotes de segunda han ingresado a la etapa de formación de vainas.Hacia el sur de la estepa, las sojas de primera que se encuentran en llenado han sido favorecidas por las últimas lluvias. Las sojas de segunda y tardías aún están en floración y con riesgo de recibir heladas tempranas.

En general los lotes con soja han sufrido la sequía y en todas las etapas reproductivas, ya sea  floración,  formación  de  vainas  o  llenado,  si  han  tenido  importantes  abortos  de estructuras (flores y vainas) y han sido afectados severamente por plagas como isocas defoliadoras y en estos momentos hemipteros (Piezodorus Sp), y en  general se observa falta de controles eficaces. En algunos sectores del centro-este hay lotes de soja con buena performance con muy buenos a excelentes potenciales de rinde.

Cultivos forrajeros

En general la implantación de los verdeos invernales se ha visto retrasada en la región, por falta  de  humedad  superficial  para  su  implantación.  La  dinámica  de  siembra aumentó notablemente luego de las lluvias de marzo.

Se observó sobrepastoreo en verdeos de verano y pasturas perennes. Los sorgos forrajeros implantados durante noviembre han tenido pastoreos y están actualmente con buenos rebrotes. Las pasturas de alfalfa han producido lo suficiente como para que se confeccionen reservas forrajeras y se observan con buen a muy buen rebrote durante marzo, sin embargo han sufrido durante todo enero y la primera etapa de febrero, al estrés hídrico se sumó el ataque de plagas como tucuras, arañuela y orugas defoliadoras. Por el contrario en la zona sur de la estepa en aquellos sectores que recibieron buenos milimetrajes en enero no ha habido problemas de implantación ni crecimiento vegetativo en forrajeras, aunque sí se ha visto afectación durante el mes de febrero luego del lapso seco. Gran parte de la superficie con maíces forrajeros ya ha sido destinada a cosecha (picados).

Pasturas de agropiros, mijos y llorones se observaron lotes muy sobrepastoreados, algunos, esperando urgente las lluvias.

EN VIVO:Streaming De Frente al Campo

Ir arriba
X