La venta de Vicentin tiene el visto bueno de sus acreedores internacionales

EN VIVO:De Frente al Campo

Después de conocerse este jueves la noticia de que Vicentin podría cambiar de dueños, un grupo de acreedores financieros y comerciales se expresó al respecto. 

En el mercado, ven con optimismo la propuesta que realizaron tres organizaciones emblemáticas del sector, que podrían quedarse con una participación mayoritaria (entre el 51% y el 90%) de la cerealera, que cayó en cesación de pagos en diciembre de 2019 y entró en concurso en febrero de 2020.

La Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Molinos Agro –la empresa de agronegocios del grupo Perez Companc- y Viterra firma que forma parte del gigante suizo Glencore, antes denominada Oleaginosa Moreno Hermanosexpusieron, conjuntamente, su interés de manera no vinculante para participar en el proceso de análisis de una potencial transacción. La presentación ya fue aprobada por un grupo mayoritario de accionistas de la agroexportadora.

El comité ad hoc de Vicentin, que reúne a seis instituciones financieras internacionales, consideró «positivo» que jugadores del sector agroindustrial con trayectoria en la Argentina demuestren interés en involucrarse, «con la intención de llegar a una resolución favorable de una situación crítica». 

El grupo está conformado por la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés, el brazo financiero del Grupo Banco Mundial), Netherlands Development Finance Company (FMO, el Banco de Desarrollo controlado por el estado holandés), Internationale Nederlanden Groep (el banco neerlandés ING), la entidad holandesa Rabobank, el banco parisino Natixis y la red francesa de bancos cooperativos Credit Agricole. Vicentin les adeuda alrededor de u$s 530 millones por créditos que recibió, siendo los principales acreedores privados externos.

No obstante, el comité puso condiciones en su apoyo. Reiteró sus pedidos recientes, entre ellos, el cambio en el órgano de administración y el management de la firma. Las seis instituciones están convencidas de que es necesaria su modificación, para recobrar la confianza del mercado local e internacional. 

«Dada la importancia de la compañía y la complejidad de su situación, propiciamos que la conducción sea llevada a cabo por profesionales de probada y extensa experiencia en el gerenciamientode empresasy activos similares en la industria», sostuvieron en un comunicado que emitieron.

A su vez, insistieron en la dilución de la participación de los accionistas, «para que los interesados en proveer capital de trabajo y participar en nuevas estructuras en el capital social y en el gobierno corporativo de Vicentin lo puedan hacer». 

En octubre del año pasado, estos bancos internacionales acreedores presentaron una querella penal contra la cerealera concursada por presunta estafa. La acusaron de haber utilizado los préstamos que le otorgaron, destinados a la compra de granos, para financiar otros negocios del grupo empresario.

El recurso fue presentado en la Fiscalía de Delitos Económicos de la ciudad de Rosario (Santa Fe) para que se investigue el delito que aparentemente cometió la compañía. En ese momento, solicitaron que se investigue «si las autoridades presentaron información financiera falsa para obtener créditos por cientos de millones de dólares».

Adicionalmente, el comité requirió que se ahonde en la «confusa relación crediticia entre Vicentin y algunas contrapartes» y «el eventual fraude por desbaratamiento de derechos acordados contra uno de los acreedores miembros», a través de la asignación de derechos de cobro de contratos de exportación inexistentes o asignados en forma duplicada a más de un acreedor.

En relación a este punto, reiteraron la continuación y finalización de las auditorias forenses y de todas las investigaciones judiciales, con la cooperación de la compañía en ambos procesos.

Por último, manifestaron su disposición «a entablar un dialogo honesto y constructivo con todas las partes interesadas», incluyendo a potenciales inversores.

Cómo sigue la posible venta de Vicentin

El plan de la cerealera es presentarle, en breve, al magistrado de la causa, el juez civil y comercial de Reconquista Fabián Lorenzini, una propuesta sobre cómo piensa cancelar su deuda de $ 122.375 millones con los más de 2000 acreedores.

La idea es hacerlo antes de mitad de año, ya que el 3 de septiembre vence el período de exclusividad. Esto significa que, antes de esa fecha, la compañía debe presentar en los tribunales de Santa Fe un acuerdo para evitar una quiebra. Este proceso corre en paralelo a la negociación por la venta de la empresa y seguirá los pasos previstos.

En el sector dicen que la agroexportadora es optimista de cara a los próximos meses y que la entrada de nuevos players, de la talla de las tres empresas involucradas, significa un «espaldarazo» a la hora de acordar con los acreedores, en un momento en el que intenta recomponer la confianza quebrada en el mercado.

«No es lo mismo que realice una propuesta concursal sola a que cuente con el respaldo de nuevos socios estratégicos«, señalaron. Y aseguraron que la cerealera espera llegar a buen puerto, pese a la reticencia del ala más rígida de sus acreedores comerciales y financieros, que incluye a corredores granarios y entidades bancarias internacionales que proponen fuertes quitas y el desplazamiento de los accionistas, con el respaldo del Banco Nación, el mayor acreedor financiero, con u$s 300 millones adeudados.

En caso de que prospere la oferta, la cerealera seguirá siendo de capitales nacionales, como quieren los actuales dueños, ya que solo Glencore es extranjera. En noviembre, el directorio de Vicentin le anticipó a El Cronista que la «nueva Vicentin» será «privada y de mayoría nacional» aunque no descarta la entrada de capital externo.

Fuente: cronista.com

One thought on “La venta de Vicentin tiene el visto bueno de sus acreedores internacionales

Comentarios cerrados.