Se estima que china perderá unos 16 millones de toneladas de carne por la PPA

La enfermedad que afecta al sudeste asiático se convertirá en una plataforma para que otros países llegan a esos destinos con sus cortes de carne porcina .

La propagación de la peste porcina africana (PPA) en todas las provincias de China y en todo el sudeste asiático en el último trimestre genero nuevas preocupaciones sobre la capacidad de la industria para responder a la demanda mundial. Las restricciones estructurales sobre el crecimiento de la producción en algunas regiones, junto con las limitaciones de infraestructura y capacidad logística, pueden dejar al mundo con una oferta limitada y una creciente competencia para los posibles socios comerciales.

“Se espera que el aumento de las pérdidas en la cabaña porcina china debido a la peste porcina africana genere un déficit de 16 millones de toneladas en el suministro de carne de cerdo para fines de 2019”, según Christine McCracken, analista principal de proteína animal de Rabobank. Sin embargo, hasta que China obtenga el control de la enfermedad y pueda reconstruirse, deberá buscar otras fuentes de proteínas para satisfacer las necesidades de los consumidores.

China necesitará expandir su producción de otras proteínas y aumentar las importaciones en un esfuerzo por llenar el vacío. Sin embargo, las actuales disputas comerciales y las limitaciones de infraestructura pueden limitar las opciones de China, consignó el portal español Eurocarne.

A medida que la industria analiza el alcance total de las pérdidas por la peste porcina africana, los desafíos de reconstruir su cabaña ganadera y el potencial de reinfección, los mercados están cada vez más preocupados por los déficits de producción proyectados. Se espera que las pérdidas de producción estimadas del 25% al ​​35% creen una brecha en el suministro que será imposible de cubrir a corto plazo.

En el caso de Estados Unidos, después de varios meses de caídas en los beneficios, los productores de cerdos de EE.UU. logran una recuperación  de casi 50 dólares de beneficio por cabeza. Esto está llevando a algunos de los principales productores a reconsiderar los planes de expansión. Si bien es rentable, la industria sigue expuesta a posibles interrupciones si la PPA entra en sus fronteras o si el futuro acceso a al mercado chino, en medio de las negociaciones entre las dos administraciones, no llega.

En cuanto a la Unión Europea, los ganaderos permanecen en alerta máxima, ya que los riesgos de la PPA amenazan la capacidad de satisfacer la creciente demanda mundial de comercio. El alza en los precios de la carne de cerdo y la promesa de rendimientos más fuertes pueden llevar a un crecimiento ligeramente más rápido en algunas regiones favorecidas, pero es probable que la respuesta general de la producción se vea silenciada por otras limitaciones estructurales.

Por último, en el caso de Brasil, es probable que un rebote en la carne de cerdo mundial beneficie a pocos países más que a Brasil, que depende de la exportación. Bien posicionados para exportar a Asia, así como a mercados reestablecidos en Rusia, los productores de carne de cerdo brasileños deberían ver algunos de los mejores resultados en años. Después de muchas interrupciones difíciles de la exportación, no se espera que la industria porcina brasileña responda tan rápido como otras.

Otro tanto ocurre con la actividad porcina de Argentina, que se verá beneficiada con la reciente apertura del mercado de ese país asiático, mientras sus productores comienzan a mirar hacia medio oriente, pero sin descuidar las exportaciones a Rusia, Viednam y  Angola. el país sur americano tiene una producción de carne porcina estimada en 400 mil toneladas anuales y las exportaciones alcanzan a las 24 mil toneladas

Fuente: noticiasagropecuarias

Se el primero en comentar

Deja una respuesta