La utopía de la mortandad cero

El productor Silvio Bocco de la zona de Sacanta, en el centro-este de la provincia de Córdoba, desde hace tres años ha logrado que no se le muera ningún ternero o ternera. Tecnología, manejo, experimentación y mucho tiempo mirando a los animales, forman parte del cóctel.

Publicado por Jose Maria Garcia Casarrota en Jueves, 9 de julio de 2020

Se sabe por definición  que una utopía es un plan, proyecto, o un sistema deseable de muy difícil realización. Se sabe que la actividad lechera y puntualmente la crianza de terneros tiene mucho de artesanal, de rutina, donde la tarea humana es vital.

Así las cosas, hablar de mortandad cero en la crianza artificial de terneros es sin dudas, una utopía. Pero la invectiva de los productores argentinos no descansa.

Silvio Bocco es un singular tambero de la provincia de Córdoba. “Estamos ubicados al norte de Sacanta a 2,5 kilómetros de la Ruta E-52 que une a Sacanta con Arroyito. La clase de suelos que tenemos acá está entre 2 y 3; y los regímenes de lluvia están entre los 700, 800 y hasta 900 milímetros anuales. En su momento esta zona era supertambera, en cada establecimiento había tambos, y luego con el correr de los años la agricultura fue ganando terreno y quedamos muy pocos”, describe.

Al explicar cómo genera los alimentos en su establecimiento, Bocco subraya: “El sistema que yo tengo es un sistema mixto, sobre las hectáreas que trabajo para el tambo hago rotación con agricultura, no hay pasturas como alfalfa, no uso rollo ni megafardos, únicamente trabajo con soja y maíces para picado. Son 320 hectáreas, y uso 18 hectáreas para corralones e instalaciones. Eso se divide en 135 hectáreas en un año para silaje que es para la comida de los 550 animales totales, y la rotación me marca que al segundo año esas 135 pasan a soja y las otras 140 estamos haciendo nuevamente maíz para silaje, entre las 135 y las 140 que se hacen de un año a otro, lo que significa un año y medio de alimentación de animales. Sobre los maíces trillados se hace trigo, se trilla el trigo, se pica y se junta para heno para las jaulas y para el pre parto, la vaquillona de servicio y la preñada. El grano de soja se vende y lo que es maíz para picado es para alimentación de las vacas”.

Una fanático de la crianza
Al lado de las instalaciones de ordeñe, en un importante levante en el corazón del tambo de Bocco, se levantas las instalaciones de la crianza de terneros.

Bocco se transforma cuando habla de crianza de terneros/as, busca argumentos aquí y allá, arma el prólogo: “Hace muchos años que empecé a ver el tema de la crianza de terneros y no me cerraba en sí el tema de la crianza en estaca, ya que veía muchas deficiencias. Probé el sistema de jaulas y tampoco me convencía. En el caso de la estaca es muy rutinario y a veces a los seres humanos la rutina nos mata, ya que es imposible lograr todos los días del año una rutina excelente, además que veía mal tener que estar lavando baldes, corriendo terneros y son sistemas que los maneja el clima, si llueve, si hace calor”.

Continuó su aproximación al sistema diciendo: “Luego cuando probé el sistema de jaulas para ver si funcionaba por el reparo que podía llegar a darle, probé con unas 10 jaulas  entonces criaba parte de las terneras en estaca, en 2 o 3 jaulas criaba una ternera y en una jaula criaba dos terneras. De todas las que mejor veía era la que tenía dos terneras juntas, había una diferencia de crianza. Con las jaulas sí hacia como mayormente se ven a 1,20 de chapa me quedaba la ternera a 20 centímetros del lomo y se hablaba de estrés calórico, cuando había humedad la chapa goteaba y mojaba a la ternera, en un viento fuerte tenemos que ir a buscar la jaula a 100 metros o más.

Entonces dije que de chapa no las iba a hacer sino de lona de silo blanca, había puesto la mitad con una puerta que se levantaba, porque si cierro los tres lados no hay correntada de aire. Todo iba bárbaro pero el tema eran los vientos, y por esto fue imposible lograr buenos resultados a lo largo de los años”.

Fórmula Bocco: Un combo de tecnología y experimentaciones
En el mundo algunos años atrás irrumpieron los Calf Feeders. Se trata de alimentadores automáticos para la crianza de terneros que permiten un comportamiento alimentario más natural, ya que se pueden programar las cantidades permitidas, el alimento líquido se mantiene en buenas condiciones, se puede registrar el consumo y la velocidad de consumo.

Y Bocco vio que formaban parte de una solución integral, pero había que seguir experimentando: “Fueron muchos años de prueba porque todo lo fui haciendo yo, si bien tenía gente que me ayudaba pero el seguimiento diario lo hice y lo hago yo. Paso entre 7 y 10 horas observando. Y tengo que agradecer a la gente de ServiTambo cuando en su momento les dije que quería probar el Calf Feeder el CF150 de De Laval si funciona o no.  Lo tuve seis meses y me dijeron que debía comprarlo, pero dije que quería tenerlo un año para pasar las cuatro estaciones y ver cómo se van comportando las terneras”.  Y la gente de ServiTambo le dio el ok.

Silvio Bocco formará parte del Panel de Productores que mostrará su sistema de crianza, en el Bloque Nº1 de las Jornadas Lecheras Nacionales, este martes 2 de junio a las 10 hs

Tras el experimento, logró una primera certeza: “Al año yo les digo que no quiero este Calf Feeder (CF150), quiero el otro porque el que yo tengo no lava el chupete, deja la leche adentro, el otro sí lo hace. En su momento no había y tenían que ver si lo podían conseguir, hasta que lo compré, y es el CF1000 que posee cuatro estaciones de alimentación, y cada una puede alimentar entre 25 y 30 terneros, es decir hasta 120 terneros totales”, expresó el productor sacantino.

A la vez, Bocco quería reproducir en las buenas instalaciones que armó lo que era una vaca para que le provea la leche a los terneros: “En su momento con la gente de Bauducco había comentado sobre la crianza de armar un pasteurizador y que necesitaba que donde yo sacara la leche de la vaca, viniera por caños, cayera dentro del tacho, yo cierro la puerta, aprieto un botón y eso se pasteuriza y se enfría. Esto a la gente de Bauducco les interesó entonces lo desarrollaron y lo hicieron. Todo funcionó bárbaro, logré lo que yo quería que era  armar esa `vaca´ como era en su momento, en su inicio natural. Por algo la vaca tiene la ubre y la teta, está formada de esa manera y uno tiene que seguirla, esa es la línea de la naturaleza. Entonces lo que quise hacer con esa parte es, se ordeñan generalmente las vacas de calostro o con tratamiento, o si falta leche se agrega, el lote fresco pasa siempre al último, se saca la leche cruzando la manguera, a la del equipo de frio la pasan al pasteurizador, ponen los litros que van, cierran la tapa y aprietan el botón y se pasteuriza, luego se enfría. Y en la leche del buffer tengo la del ordeñe anterior que le está  dando a las terneras entonces cuando se termina uno tiene un sistema de automatización, así que no hay que esperar para que alguien les de la leche, está todo automatizado”.

Objetivo: Bajar fuerte la mortandad y bajar la edad al parto
Bocco hizo unas excelentes instalaciones techadas, ya que si bien la provisión es automatizada, la crianza es colectiva, en corrales con paja en el piso, donde a los terneros se los ve muy cómodos.

 “Lo que yo veía en estaca y jaula versus el Calf Feeder es que el ser humano tiene que intervenir lo menor posible en la crianza de las terneras. El tema es que es un conjunto, todo encerrado y pasteurizado, de ahí el Calf Feeder es el que se encarga de alimentar la ternera, uno puede programar el plan que quiere por cada ternera, esto sirve para ir probando sistemas y compararlos entre sí, viendo la diferencia para mejor”, argumenta Bocco.

Al hablar de los niveles de mortandad, Silvio Bocco señaló: “Las pruebas con crianza de terneras en guachera en estaca veníamos del 7%, 8% y hasta el 10% de mortandad, es un sistema muy inestable. Con el primer Calf Feeder bajamos a 5% y después a 2%, pero en todo ese trayecto, yo encontré la forma para evitar muertes. Cuando una ternera generalmente entra todos dicen que mueren por neumonía o diarrea, pero en realidad es deshidratación en el 90% de los casos. El tema de la crianza yo he logrado que con este Calf Feeder desde el 2018 no haya mortandad en guachera, aunque si tengo muertes en preparto. Por ahí yo tengo terneras que nacen con alguna deficiencia y las tengo 15 días, si no mejora esa deficiencia la saco porque a mí no me sirve como productora, trabajo solamente con terneras que sean viables”, indicó al explicar el número.

Cuándo se produce el desleche
Otro aspecto distintivo de Bocco es el tiempo de crianza hasta que el animal se desleche: “Las terneras criadas con Calf Feeder, con el primer sistema fui hasta los 45 días, después lo hice a 60 días, luego a 70, luego a 90 y me terminé quedando con los 90 días de desleche por lo que fui viendo y aprendiendo en todos los sistemas de crianza. El error que uno comete es creer que ahorra destetando antes, pero lo que uno ve después es el punto de conversión que uno logra en estos sistemas. Yo hoy estoy entre 1.100 kg a 1.300 kg diarios en los 90 días más o menos, con 950 o 980 litros por ternera a 1100 litros, y algo que llegue con una ternera y la estoy siguiendo para ver que va a surgir, es lograr un punto de conversión de 1.360 kilos/día. A servicio probé inseminar a 10 y 11 meses, que ya tengo paridas de dos lactancias con el primer Calf Feeder, hoy estamos en un promedio de 13 meses de preñez de vaquillonas. Se están inseminando a los 12 meses, 13 meses con aproximadamente 450 kilogramos, o sea que estamos llegando al parto alrededor de los 670 kilos”.

¿Le da de comer tierra?
El periodista mira la prolijidad de las instalaciones y el bienestar de los terneros, y se sorprende al ver una batea con tierra. “Parece de locos por ahí ofrecerle tierra pero yo miro lo que las terneras me dicen y no lo que yo quiero. Y siempre veía a las terneras tanto en estaca como en jaula o esta crianza, de que la ternera estaba comiendo tierra, no siempre pero por ahí se veía. Entonces cuando entré en este sistema que separaba a los chiquitos de los primeros 5 a 20 días, veía que ellos tomaban leche y después salían y empezaban a comer tierra con bosta, con orina, o peor, los días de lluvia generalmente la ternera cuando está por entrar en diarrea o tiene algún problema le encanta comer barro o tierra y entonces explotaba el tema de diarreas. Entonces decidí encerrar las terneras hasta 15 días y les pongo tierra, pero tierra limpia. Lo que observé fue que había menor diarrea o si entraban en diarrea, salían más fácil, a veces sin tratamiento. La ternera que más consumo de leche tiene, más consumo de tierra tiene. La ternera que está por entrar en diarrea deja la leche y toma agua y come tierra; y solas se van regulando y con menor días de tratamiento salen. Ahora estoy tratando de lograr diarrea cero, y lo he logrado algunos meses pero la idea es sostenerlo a lo largo del tiempo y  creo que se puede”.

Cabe destacar que a medida que crecen se van separando corrales, y están hasta los 90 días y hasta los 120 días quedan en corrales más pequeños comiendo la TMR con balanceado y agua.

Por José iachetta – Redacción TodoAgro

Fuente: todolecheria

III Jornada del ternero pampeano

¿Te perdiste nuestras III Jornadas ganaderas del ternero pampeano modo online? ¡No te preocupes! Ingresá en este link y podrás mirar todas nuestras entrevistas a nuestros cabañeros y empresas afines a la ganadería pampeana en HD.

Suarez Puente SRL – Campos y estancias

Se el primero en comentar

Deja una respuesta